Despaigne, Gourriel o Abreu, ¿quién será el más valioso?

El granmense Alfredo Despaigne, el espirituano Yulieski Gourriel y el cienfueguero José Dariel Abreu, culminaron una actuación de leyenda en la XLIX Serie Nacional de Béisbol, aunque solo uno de ellos obtendrá el premio al Jugador Más Valioso

Autor:

ACN

El granmense Alfredo Despaigne, el espirituano Yulieski Gourriel y el cienfueguero José Dariel Abreu, culminaron una actuación de leyenda en la XLIX Serie Nacional de Béisbol, aunque solo uno de ellos obtendrá el premio al Jugador Más Valioso.

Estas tres perlas de la pelota cubana impusieron su ley durante la etapa regular del calendario competitivo, al extremo de registrar performances inéditos en torneos domésticos.

Despaigne, jardinero izquierdo de los Alazanes de Granma, lideró a los bateadores con 404 de promedio, y a los máximos jonroneros, con 31, y además igualó el récord absoluto de dobles para una temporada (37), honor que ahora comparte con el astro Michel Enríquez.

Estos guarismos, unidos a las 97 carreras que impulsó en esta campaña, le hubieran conferido la mítica Triple Corona de Bateo en las Series XXXIX, XLIV y XLVI, si lo analizamos desde la reaparición del bate de madera.

Solo la eliminación de su novena de la fase de play off pudiera opacar un tanto tan excelso rendimiento y reducir sus posibilidades de asirse con la prestigiosa distinción.

Por su parte, el antesalista de los Gallos de Sancti Spíritus Yulieski Gourriel impresionó con la progresión que exhibió en este campeonato, y envió un claro mensaje a sus detractores traducido en óptimo rendimiento.

Gourriel, campeón olímpico en Atenas 2004, comandó la mejor actuación de un equipo espirituano en Series Nacionales (con la estructura de postemporada), imponiendo récord de 63 triunfos y solo 27 reveses.

Individuamente, disparó 30 jonrones, anotó 90 carreras (líder), y remolcó a 105 compañeros para el plato, segunda mejor marca de todos los tiempos en ese casillero.

También fue el jugador que más veces impulsó el empate o la ventaja para su equipo (27), igualado en este distrito con el sensacional inicialista cienfueguero José Dariel Abreu.

Precisamente sobre Abreu, a pesar de sus 22 años, giró la hidalguía y el amor propio de un Cienfuegos que regresa a la postemporada tras siete años de ausencia.

Este joven prospecto del béisbol cubano compiló números de espanto con sus 30 vuelacercas, su extravagante promedio de embasado (OBP: 555, de cada nueve veces al bate se embasaba en cinco) y, sobre todo, por su intimidante coeficiente de slugging ascendente a .822.

Sin duda, de este talentoso trío saldrá el Jugador Más Valioso de la XLIX Serie Nacional, título por el que no debe optar ningún lanzador, ya que el número máximo de victorias alcanzadas por un pitcher este año fue 11, cifra para nada deslumbrante.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.