La Habana gana un partido de infarto y extiende la semifinal occidental

Ambos equipos se enfrentarán de nuevo el miércoles en San José de Las Lajas, donde La Habana buscará igualar el tope a tres triunfos por bando. Veremos si consigue la remontada

Autor:

Juventud Rebelde

En un partido emocionante de principio a fin, decidido por jonrón de Orlando Lavandera en la décima entrada, La Habana superó este lunes a Industriales y se mantuvo con vida en la semifinal del béisbol cubano.

Los habaneros salieron dispuestos a extender la serie y llenaron las bases en el primer capítulo, por cohete del propio Lavandera, boleto a Michel Rodríguez y pelotazo a Ernesto Molinet. Sin embargo, Odrisamer logró ponchar a Dayán García y dominó a Danger Guerrero en fácil roletazo a segunda base.

Esa sería la tónica en una gran parte del juego, pues los vaqueros amenazaron constantemente, pero fallaron múltiples intentos de irse arriba en el marcador.

Sin embargo, tampoco la batería de Industriales estuvo «fina» con corredores en circulación, aunque los azules llegaron con ventaja al noveno capítulo. Ahí aflojó el relevista Armando Rivero, quien había sustituido al abridor, Odrisamer Despaigne.

Primero, transfirió al emergente Pedro Williams Castillo, pecado mortal en un final cerrado. No obstante, ponchó a Denis Laza y tomó un segundo aire.

A continuación, Rivero permitió cohetes de Lavandera y Michel Rodríguez, ambos al jardín derecho, con cierta complicidad de Stayler Hernández, quien lució muy mal a la defensa desde que sustituyó a Serguei Pérez.

Entonces el manager Germán Mesa trajo a Frank Monthiet como relevista para lanzarle a Molinet con las bases llenas, mientras los aficionados se ponían las manos en la cabeza. Seguramente recordaban que Molinet le pegó jonrón a Monthiet en el primer juego de esta serie, celebrado en San José de Las Lajas.

Sin embargo, esta vez el designado de La Habana falló en roletazo al campo corto, que casi se convierte en doble play. Aquí estuvo certero el árbitro de primera base, pues no quiso decidir el partido con una jugada bien «chiquita».

Seguidamente, Dayán García conectó también por el campo corto, pero Rudy Reyes cometió un error de principiante y La Habana empató el partido. En el estadio, la gente no lo podía creer.

Así quedaron las cosas y los azules vinieron a batear en la parte baja del noveno, dispuestos a terminar el choque. Pero enfrente tenían a Miguel Lahera, quien sustituyó a Miguel Alfredo en el octavo capítulo, con las bases llenas sin outs, y metió el brazo tirando misiles.

Lahera retiró el noveno sin muchos problemas, aunque soportó un cañonazo de Stayler. Luego, sus compañeros cargaron las baterías en el décimo episodio, cuando marcaron las tres carreras decisivas.

No obstante, parecía una entrada tranquila después del ponche a Orta. Pero Zulueta pegó su tercer hit de la tarde y encendió la candela.

Ahí Lombillo ordenó el sacrificio con Rolando Méndez y esta vez le funcionó. Con Zulueta en segunda, Germán Mesa optó por bolear a Laza y lanzarle a Lavandera, una estrategia que levantó mucha polémica en las gradas. Imagínense cómo fue la cosa después del jonrón.

Del resto se encargó Lahera, quien también cerró el décimo sin problemas. Fue una victoria importante para el cerrador habanero, que no estuvo bien durante la etapa preliminar.

Por cierto, durante el partido continuó la epidemia de sacrificios y seguimos viendo a peloteros que batean y no corren, un viejo vicio del béisbol cubano.

Ambos equipos se enfrentarán de nuevo el miércoles en San José de Las Lajas, donde La Habana buscará igualar el tope a tres triunfos por bando. Veremos si consigue la remontada.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.