Industriales, el otro finalista

El equipo azul venció tres carreras por una a La Habana en el sexto partido de la semifinal de Occidente y ahora será el rival de Villa Clara en la gran final del béisbol cubano

Autor:

Juventud Rebelde

En un partido emotivo, que estuvo pasado por agua, Industriales venció anoche a La Habana y será el rival de Villa Clara en la gran final del béisbol cubano.

El duelo comenzó antes de que los peloteros saltaran al terreno, pues en las gradas del estadio Nelson Fernández los aficionados de ambos equipos se enfrentaron con coros y música desde las siete de la noche. El ambiente era inmejorable y nadie le hizo caso al frío, que no era de espanto, pero molestaba.

Industriales rompió el éter gracias a la pimienta de Tabares, quien le pegó doble al zurdo Yulieski González en la primera entrada y se lanzó para tercera cuando Michel Rodríguez atrapó el roletazo de Serguei y disparó hacia la inicial.

Después hubo boletos para Malleta y Urgellés, pero Rudy cedió el tercer out en batazo al cuadro, donde se lució Michel Rodríguez. Ahí estalló de nuevo la bulla en el estadio.

En el segundo capítulo le tocó sufrir al abridor de Industriales, Ian Rendón. Después de un out, él mismo se complicó al transferir a Danger Guerrero. Seguidamente, toleró cañonazos consecutivos de Orta y Zulueta. Sin embargo, con las bases llenas dominó a Michael González en fly corto al jardín central y dejó a Laza petrificado en home.

Entonces se envalentonó Industriales y atacó en el tercer episodio. Chirino prendió fuego con doble al izquierdo y anotó enseguida con el cohete de Tabares. El talismán azul robó segunda y marcó otra carrera cuando Urgellés sopló metrallazo al jardín central.

Mientras, Rendón siguió sorteando los obstáculos hasta el cuarto inning, cuando permitió la única cruz de los vaqueros. Bajo la lluvia, que llegó sin ser invitada, Danger Guerrero pegó doblete al bosque izquierdo y anotó por un error garrafal de Rudy Reyes sobre un roletazo de Orta.

Los azules volvieron a la carga en el quinto capítulo, frente a Jonder Martínez. El derecho del Mariel había sustituido en el tercer acto a un Yulieski que nunca pudo sostenerse contra Industriales.

Nuevamente, fue Tabares quien prendió la candela con hit al jardín izquierdo. Luego vino otro disparo de Serguei, en jugada de corrido y bateo, que puso corredores en primera y tercera base.

Por cierto, ahí estuvo mal la defensiva habanera, pues el torpedero Michael González fue a cubrir en segunda con un bateador derecho en turno. Así, le dejó vía libre a la conexión de Serguei. Precisamente los pequeños detalles enterraron a Lombillo y su tropa.

Contra viento y marea, Rendón caminó hasta el sexto episodio, cuando permitió un doblete de Zulueta. Entonces Germán Mesa no lo pensó dos veces y trajo al derecho Armando Rivero, quien apagó el fuego enseguida y en total lanzó cuatro entradas casi perfectas.

En fin, lo cierto es que Industriales clasificó por los pelos y después resurgió de sus cenizas, como ciertos amores. Nunca es tarde para una segunda oportunidad.

La Habana también dejó una buena imagen, porque peleó hasta el final. Jamás respondió su ofensiva y hombres como Denis Laza acumularon deudas enormes. Para colmo, falló el pitcheo cuando más lo necesitaba.

Tantas vueltas dio el campeonato, que tendremos una final de lujo, entre dos equipos de máxima categoría. Ambos llegarán con ambición, pero permítanme un respiro antes de lanzar otro pronóstico.

Es increíble que a estas alturas todavía no sepamos cuándo empezará la fiesta, pero de todas formas nos enteraremos y todos seremos invitados. La pelota sigue en la calle, de boca en boca, y eso merece un brindis… lejos del estadio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.