Ciego de Ávila vence a Camagüey 3-0

Una vez más, la cancha de Morón fue testigo del buen desempeño de los dirigidos por González Triana, quienes esperan conquistar el cetro definitivamente este domingo, en el último partido del torneo

Autor:

Raiko Martín

CIEGO DE ÁVILA.— A manera de adelanto, el pueblo avileño hizo la fiesta con el triunfo de su equipo sobre Camagüey por 3-0, en el partido de ida correspondiente a la final del Campeonato Nacional de Fútbol.

Una vez más, la cancha de Morón fue testigo del buen desempeño de los dirigidos por González Triana, que a falta de 90 minutos ya tienen el trono a sus pies.

A esta instancia llegó el elenco agramontino con los ánimos por las nubes, después de «arrimar» al favorito Villa Clara, pero su cita con la historia, después de más de 30 años sin coquetear con el título, se diluyó sin trascendencia alguna.

En medio de sus carencias en la zona media, apenas lograron trenzar un primer cuarto de hora prácticamente correcto, aunque olieron el peligro con un tiro libre de Sander Fernández que pasó cerca del larguero.

Fue casi un anuncio de cuan perfecto estarían los avileños en las ejecuciones a balón parado. Y la primera prueba irrefutable llegó al minuto 19, cuando Cervantes anotó un disparo bajo desde el borde frontal del área, donde segundos antes, habían «bajado» a Sander de forma irrespetuosa.

Desde entonces, el partido tuvo un solo dueño y la conga resonó en el abarrotado graderío. Diez minutos más tarde, otra falta servida por Cervantes, encontró solo a Leonel Duarte en el segundo poste y su preciso cabezazo aumentó la ventaja anfitriona.

Ni eso hizo reaccionar a la visita, que no encontró vías para acercarse al área avileña. Solo el afán de Dagoberto Quesada y Keyler García dieron actividad a la zaga anfitriona, que solventó sin muchas exigencias, lo poco que contuvo Alien Pérez en el centro del terreno.

Sin embargo, a la sinfonía le faltaba una nota, y esa la puso el «Keko» en el minuto 80 con un impecable tiro libre que elevó a 26 la cifra de su cosecha goleadora. Pudo haber más, pero a Cervantes le detuvieron un disparo a «mansalva» y el jovencito Duane erró por muy poco el cierre de un contraataque cuando ya no quedaba tiempo en el reloj.

Así se consumó el primer asalto al trono. Aunque no es imposible remontarlo, el marcador de este miércoles parece un obstáculo enorme en el camino de los camagüeyanos cuando el próximo domingo acojan el último partido del torneo. Si no ocurre un milagro, esta disputa ya tiene su veredicto.

Bronce color naranja

Aún con el golpe fresco de la semifinal, el equipo de Villa Clara se impuso 2-0 en su visita a La Habana en Guanajay, y se colocó muy cerca del tercer escaño.

Esta vez estuvo fino el goleador Roberto Linares y aportó una de las dianas, antes que Lázaro Ruiz pusiera cifras definitivas.

El partido de vuelta será el venidero sábado en la estación del Expreso, al que le puede quedar como consuelo una medalla y el honor de haber sido el equipo más ganador en la campaña regular.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.