Villa Clara recibió con regocijo a subcampeones nacionales de béisbol

Tal y como se hizo en la capital con Industriales, los naranjas fueron recibidos por todo lo alto en los 13 municipios de la provincia

Autores:

Juventud Rebelde
Osvaldo Rojas Garay

El cronista e historiador Nicasio Vázquez González, furibundo amante del béisbol, nos confirmó por correo electrónico el entusiasmo que había en Corralillo ante la inminente llegada del equipo Villa Clara, subcampeón en la recién concluida Serie Nacional. Tal y como se hizo en la capital con Industriales, los naranjas fueron recibidos por todo lo alto en los 13 municipios de la provincia.

La iniciativa me parece magnífica, pues de esa manera los atletas pudieron confraternizar con el pueblo. Recordemos que en la capital es posible acceder al estadio en guagua desde cualquier punto de la ciudad, pero no ocurre así en el resto del país.

Además, como en los últimos años ha disminuido la cantidad de juegos que se realizan fuera de las cabeceras provinciales, mucha gente tarda bastante en poder ver de cerca a sus peloteros. Veamos: según el listado original repartido en el Congresillo Técnico de la Serie Nacional, solo cinco atletas del equipo naranja son de la ciudad de Santa Clara.

En cambio, de Corralillo son Freddy Asiel Álvarez, Leonys Martín, Andy Zamora y Dian Toscano. ¿Qué les parece?

Las autoridades territoriales tienen ahora el reto de reconocer a sus peloteros. Muchas cosas pueden hacerse en ese sentido.

En la atención a los atletas falta, en ocasiones, sensibilidad. Sobran ejemplos y necesitaríamos un espacio del que no disponemos para detenernos en cada uno. Pero seguramente todos estamos en sintonía.

La doble alegría

Con el triunfo de Industriales en la recién concluida Serie Nacional, Germán Mesa Fresneda ingresó en la selecta nómina de los hombres que han logrado proclamarse campeones como jugador y manager.

Mesa defendió el campo corto del elenco azul que se impuso en las temporadas de 1991-1992 y 1995-1996, tras doblegar a Henequeneros y Villa Clara, respectivamente. Ahora condujo a los leones a la conquista de su título número 12, cifra que ninguna otra novena ha podido alcanzar.

Pedro Chávez tuvo el honor de abrir el club de los que han conseguido el exclusivo doblón en nuestros certámenes nacionales, al guiar a la principal selección capitalina hasta la cima en 1972-1973.

Chávez, uno de los mejores bateadores cubanos de los años sesenta, ganó con Industriales en la temporada de 1985-1986 y los sacó de una sequía triunfadora que se prolongó durante 13 años. Justamente ese fue el tiempo que medió entre sus dos coronaciones como director.

Antes, en su época de jugador, Chávez disfrutó de cinco títulos. De ellos, tres fueron con Industriales, uno con Occidentales y el restante como miembro del equipo Habana en la Serie de 1967-1968.

Jorge Trigoura, uno de los integrantes del plantel industrialista que ganó en los certámenes de 1962-1963 y 1963-1964, se anotó después de Chávez en la lista.

Trigoura se vistió de gloria al frente de La Habana (1973-1974) y de Industriales (1991-1992).

Mientras, con el yumurino Tomás Soto se dio un caso curioso. Sus cuatro títulos, en una u otra función, fueron con equipos diferentes.

Como jugador se coronó con Occidentales (1962), Industriales (1965) y Henequeneros (1969-1970). Más tarde piloteó a los Citricultores, monarcas en la campaña de 1983-1984.

Un torpedero como Germán, el villaclareño Pedro Jova, formó parte de los aguerridos Azucareros, titulares de 1971-1972. Además, integró el conjunto anaranjado que ganó la justa de 1982-1983, con la arrancada más arrolladora en una serie (18 éxitos en línea).

Una década después, Jova asumió el mando de la selección villaclareña y conquistó un trío de gallardetes sucesivos (1992-1993, 1993-1994 y 1994-1995).

Jova es dueño de un doblón inédito hasta el momento, porque se trata del único que como debutante se coronó campeón en ambas funciones. Incluso, fue proclamado Novato del Año al finalizar la contienda de 1971-1972.

Pedro Medina, recio toletero que sacó 221 pelotas del parque en series nacionales, sostuvo las bridas del equipo Industriales, campeón de la contienda de 1995-1996, un decenio después de haber sido uno de los puntales en el éxito de este combinado en la campaña de 1985-1986.

Medina también formó parte del equipo Habana que se proclamó campeón en la Serie Nacional de 1973-1974.

Luego, coincidentemente se adicionaron a la lista tres de los más descollantes segundas bases de nuestro béisbol: el pinareño Alfonso Urquiola, el capitalino Rey Vicente Anglada y el santiaguero Antonio Pacheco.

Urquiola, seis veces monarca con Vegueros, llevó a Pinar del Río hasta el trono en la versión de 1997-1998. Mientras, Anglada integró la nómina del conjunto Industriales que subió a lo más alto del podio en 1972-1973. Transcurridos 30 años, batuta en mano, obtuvo el cetro con los azules en las temporadas 2002-2003, 2003-2004 y 2005-2006.

Finalmente, el capitán de capitanes, Antonio Pacheco, reinó en cuatro oportunidades como integrante de las poderosas selecciones santiagueras. Luego, guió a las avispas hasta la cúspide en los certámenes de 2004-2005, 2006-2007 y 2007-2008.

En fin, ahí tiene usted más datos para su archivo. Y para la polémica…

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.