Hermanos pero contrarios en Sudáfrica 2010

Los hermanos Boateng, quienes nacieron en Berlín, pero con ascendencia ghanesa, pisarán el césped mundialista aunque en equipos diferentes. Jerome —el menor— está entre los elegibles para defender a Alemania, mientras Kevin-Prince representará a Ghana

Autor:

Raiko Martín

Poco a poco se van apagando los ecos del triunfo del Inter de Milán en la Liga de Campeones, con la impresionante actuación del delantero argentino Diego Milito, por ahora suplente en el ataque del equipo de Maradona en el Mundial de Sudáfrica.

La alegría de Milito fue disfrutada hace un año por su hermano Gabriel, jugador del Barcelona español. Ambos se «enfrentaron» en las semifinales del recién concluido torneo, pero por decisión técnica no estarán juntos en la inminente cita universal.

En cambio, pueden pisar el césped mundialista —en equipos diferentes— los hermanos Boateng, quienes nacieron en Berlín, pero tienen ascendencia ghanesa. Jerome —el menor— está entre los elegibles para defender a Alemania, mientras Kevin-Prince ya recibió el visto bueno de la FIFA para representar a Ghana.

Amén de su futura incursión, el mayor de los Boateng pasará a la historia como el verdugo del alemán Michael Ballack, a quien sacó del Mundial con una dura entrada que le rompió los ligamentos de un tobillo.

Y ya que hablamos de jugadores en selecciones distintas, recordemos a algunos que disputaron Mundiales con naciones diferentes. Entre ellos están los argentinos Luis Monti y Attilio Demaría, el húngaro Ferenc Puskas, y el español José Emilio Santamaría.

Monti anotó en Uruguay 1930 el primer gol argentino en Mundiales, y junto a su compatriota Demaría se consagró cuatro años más tarde con la selección italiana.

En cambio, Puskas estuvo a punto de coronarse con Hungría en la edición de 1954, y luego disputó con España el torneo de Chile en 1962. En esa misma edición hizo su segunda aparición el español Santamaría, quien ocho años antes había debutado en estas lides con Uruguay, su país de nacimiento.

Después del Mundial chileno se prohibieron los cambios, pero el desmembramiento de varios países del este europeo abrió las puertas a nuevas mutaciones.

Así, los croatas Suker, Prosinecki y Jarni fueron terceros en Francia 1998 después de representar a la ex Yugoslavia en Italia 1990. Más variada ha sido la trayectoria de Dajan Stankovic, quien vestirá ahora los colores de Serbia tras jugar por Yugoslavia (1990) y Serbia y Montenegro (2006).

Menos afortunados fueron los legendarios Alfredo Di Stefano y Ladislao Kubala, quienes estuvieron al servicio de varios países, pero nunca jugaron un Mundial.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.