Cuba y EE.UU discutirán medalla de oro en Mundial Universitario de béisbol

Cubanos y norteños llegarán invictos al duelo final, oportunidad que les queda a los criollos para graduarse con buenas notas

Autor:

Juventud Rebelde

Acaso para salvar un torneo que ha sido mediocre, Cuba y Estados Unidos discutirán mañana la medalla de oro en el Campeonato Mundial Universitario de béisbol, con sede en Japón. Este jueves, el «trabuco» criollo noqueó 11-1 a Corea del Sur en la primera semifinal y luego los norteños eliminaron 4-2 al conjunto anfitrión.

Otra vez la ofensiva cubana destrozó al pitcheo de Corea del Sur, con José Dariel Abreu y Alfredo Despaigne llevando la batuta. El inicialista cienfueguero pegó dos jonrones —uno con bases llenas—, así como un triple en cuatro turnos al bate.

Despaigne también se llevó las cercas y consiguió además un doble y dos sencillos. Igualmente, ligaron un par de cañonazos Leonys Martín, Yoilan Cerce y Frank Camilo Morejón.

En la piñata se fueron sin nada Héctor Olivera (5-0), Yoenis Céspedes (3-0) y Aledmis Díaz (3-0), mientras Yorbis Borroto consiguió un hit en cuatro oportunidades.

Desde la colina trabajó cómodo el derecho habanero Yadier Pedroso, aunque el espirituano Ismel Jiménez sacó el último out del juego.

La otra semifinal resultó muy cerrada, pero los estadounidenses marcaron todas sus carreras de un tirón en el primer capítulo. El batazo clave fue un jonrón con las bases llenas del quinto bate, George Springer.

De tal manera, cubanos y norteños llegarán invictos al duelo final. Por lo visto, hasta ahora nuestro equipo parece «sobrado» en este evento, pero le queda un examen para graduarse con buenas notas.

Los campeonatos olvidados

Ayer mencionamos el juego perfecto lanzado por el cienfueguero Héctor Olivera, frente a Honduras, en el Mundial juvenil de Maracaibo, Venezuela, en 1970. Pues bien, este no aparece registrado oficialmente en los libros de récords.

Tampoco figura el del holguinero Gerardo Hernández, contra Antillas Holandesas, en 1974. ¿Qué les parece?

Según explica el enciclopédico colega Osvaldo Rojas Garay, sucede que la Federación Internacional de Béisbol abrió una nueva cuenta a partir de 1981 y de un plumazo desconoció los otros 12 campeonatos mundiales juveniles realizados desde 1956, cuando México organizó la confrontación inicial.

Si se cuentan esos torneos, Cuba tendría 16 títulos en lugar de 11 y el primero sería precisamente el de 1970. En aquella oportunidad, Sergio Noche Oscura Ferrer se vistió de héroe al blanquear 5-0 a Venezuela en el partido decisivo.

Cinco jugadores de ese conjunto cubano lucirían más tarde el traje de nuestra selección principal. Se trata de Pedro Medina, Albertico Martínez, Héctor Olivera (padre), Alfonso Urquiola y Bernardo Navajas González.

Luego, los criollos volvieron a titularse en 1973, 1974, 1978 y 1982. En esta última cita —tampoco reconocida— presentaron a uno de sus equipos más poderosos, donde estuvieron Omar Linares, Orestes Kindelán, Antonio Pacheco, Lázaro Vargas y Javier Méndez, entre otras figuras.

Durante la época ignorada, México se adjudicó tres cetros (1956, 1957 y 1961) y Venezuela dos (1960 y 1977). República Dominicana ganó en 1958 y Estados Unidos en 1980.

En la categoría adulta se han reconocido los campeonatos del orbe realizados desde 1938. Incluso, en 1973 hubo dos torneos universales, celebrados indistintamente por discrepancias entre las entidades que regían entonces el béisbol mundial.

¿Por qué no se obró de igual forma en el caso de los juveniles? Desconocer las 12 porfías citadas significa borrar una hermosa etapa donde brillaron talentos que después se transformaron en estelares. Entre ellos podemos citar a los cubanos Pedro José Rodríguez, Luis Giraldo Casanova, Jorge Luis Valdés y Víctor Mesa, los venezolanos Tony Armas y Oswaldo Olivares y el puertorriqueño Rubén Sierra.

La injusta decisión impide que se hable de la proeza de Antonio Pacheco, quien fue campeón de bateo (630 de average) en el ignorado Mundial de Barquisimeto 1982. Seis años más tarde, el santiaguero volvió a ser líder de los artilleros (500), pero en el certamen de mayores de 1988.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.