Low Wei Jie, el primer héroe olímpico de Singapur 2010 - Deporte

Low Wei Jie, el primer héroe olímpico de Singapur 2010

A punto de comenzar los I Juegos Olímpicos de la Juventud, un niño de apenas 12 años impresiona a su país con su epopéyica persecusión de la antorcha olímpica durante 21 horas

Autor:

Juventud Rebelde

SINGAPUR.— Los Juegos Olímpicos de la Juventud comienzan este sábado y ya tienen su primer campeón, que sin embargo no competirá en ninguna de las 26 disciplinas programadas, relata en una crónica la agencia PL.

Se trata de Low Wei Jie, un escuálido niño de apenas 12 años que pasmó a todo el país con su epopéyica persecusión de la antorcha olímpica durante 21 horas, corriendo incluso bajo la lluvia. La imagen del pequeñuelo empapado intrigó a todo Singapur, que se lanzó a averiguar quién era ese misterioso muchacho que solamente se detuvo a la altura del relevo 122, en el estadio Hougang.

«Yo solo quería ver la antorcha con mis ojos, y seguirla», dijo el niño, cuya cámara fotográfica se estropeó con el inoportuno aguacero que lo ensopó, pero no logró detenerlo. Como el personaje del filme Saint Ralph, que corre la maratón de Bostón buscando un milagro que salve a su madre, la historia de Low Wei Jie conmueve y evidencia el poder de la voluntad humana.

Su camiseta naranja fue vista cuando el viceprimer ministro Teo Chee Hean entregó la llama al primer relevo del jueves, y una hora después varios camarógrafos se sorprendieron de volverla a ver. Wei Jie mantuvo su paso, perdiéndose a ratos en la multitud y reapareciendo de pronto para tomar alguna foto, y luego retomar su carrera paralela, inconsciente de su creciente protagonismo.

De pronto, se supo el centro de atención de reporteros, oficiales y voluntarios de Singapur 2010, que le abrían paso y lo animaban, e incluso los policías motorizados frenaban para darle aliento. Y aunque acabó con los pies adoloridos y las rodillas raspadas, y la cámara de sus padres arruinada por la lluvia, Wei Jie recibió dos regalos inesperados gracias a su gesta: sostener la tea olímpica y esos 15 minutos de fama que cada cual tiene en la vida.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.