Jaque a la monotonía con el ajedrez

Con casi 400 jugadores de todas las edades, la IV Copa Giraldilla transcurre por estos días en el Círculo Juvenil Recreativo José Antonio Echeverría, en la capital cubana

Autor:

Juventud Rebelde

Si usted es amante del ajedrez y vive en la capital, le recomiendo que se llegue por estos días al Círculo Juvenil Recreativo José Antonio Echeverría, donde transcurre la IV Copa Giraldilla. Se trata de un evento espectacular, con casi 400 jugadores de todas las edades.

Los niños se insertan en dos grupos —Desarrollo y Talentos—, en tanto los restantes jugadores fueron matriculados de acuerdo con su Elo. En la llave II compiten quienes tienen un acumulado que oscila entre 2000 y 2200 puntos, mientras en la zona I aparecen los de mayor coeficiente.

Entre estos últimos sobresale el Maestro FIDE (MF) capitalino Carlitos Hevia (2481), quien el pasado año causó sensación con su notable progreso. También está el Maestro Internacional (MI) Diasmany Otero (2417).

Asimismo, compiten los MF Orlen Ruiz (2407) y Robertico García Pantoja (2402), de quienes hace rato se espera un estirón. Además, prueba su fuerza el MF Joan Olivera (2377), cuyos retiros temporales del ajedrez le han impedido llegar lejos.

Pero me abstengo de seguir citando nombres, pues hay una pléyade de jóvenes talentosos que ganan y pierden entre sí. Cualquiera de ellos puede «sacar un sable» y ganar el torneo.

Igualmente tienen su espacio las muchachas y algunas no dejaron pasar la oportunidad de jugar contra los varones. Son los casos de las MF Yanet Cueto (2167), Zenia Corrales (2159), Ivett Catalá (2159), Tania Miranda (2142) y Sandra Espinosa (2132).

Otras conocidas que se aventuraron son las Grandes Maestras (GM) Vivian Ramón (2253) y Zirka Frómeta (2139), junto a la MI Yuleikys Fleites (2179).

En total hay 43 mujeres entre los cuatro grupos, algo llamativo si tenemos en cuenta lo difícil que les resulta a ellas encontrar espacios para jugar. Llama la atención que no estén las integrantes del próximo equipo olímpico, pues hubieran podido foguearse.

Tanto se corrió la voz sobre la celebración de este torneo, que muchos jugadores llegaron desde otras provincias y pernoctan en casa de familiares o amigos para poder jugar. También se inscribieron trebejistas de Venezuela, Bolivia, Chile, México y España.

En el recuento no puedo olvidar a los profesores de escuelas y academias que compiten junto a sus alumnos. Ese es precisamente otro mérito de este evento singular.

La organización ha sido modesta, pero con lo elemental: relojes, tableros, agua para atletas y árbitros, un salón limpio, algunos ventiladores y computadoras. Parece sencillo, aunque cuesta mucho esfuerzo lograrlo con los tiempos que corren.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.