Argentina tendrá su prueba de fuego este martes ante España

Precisamente contra los ibéricos, Messi convirtió su último gol con la casaca «albiceleste». Fue en noviembre de 2009, de penal, cuando los argentinos perdieron 2-1 en Madrid

Autor:

Servicio Especial

Lionel Messi se perfila como el líder silencioso de una selección argentina que este martes tendrá su prueba de fuego ante España, en Buenos Aires.

Precisamente contra los ibéricos, Messi convirtió su último gol con la casaca «albiceleste». Fue en noviembre de 2009, de penal, cuando los argentinos perdieron 2-1 en Madrid.

Sin levantar la voz, la «Pulga» pidió que Sergio «Checho» Batista siga como entrenador hasta la Copa América. Se trata del técnico que más cómodo lo hizo sentir en el seleccionado argentino.

Cuando Argentina se quedó con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Messi mostró su mejor versión en un equipo donde compartió con Juan Román Riquelme, Fernando Gago, Ángel Di María y Sergio «Kun» Agüero, entre otros.

En la previa de Beijing, la «Pulga» quedó en medio de una disputa entre el Barcelona y la selección, aunque finalmente Josep Guardiola, técnico del club catalán, respetó el deseo del futbolista. En esa conflictiva situación, Messi contó con el respaldo y la comprensión de Batista.

Aún está fresco el mal trago de Sudáfrica 2010, donde la selección conducida por Diego Armando Maradona nada pudo hacer para evitar el 4-0 ante Alemania en cuartos de final. Messi lloró la derrota y ahora desea su revancha.

Sin embargo, tuvo algunas palabras para Maradona. «Diego fue importante en la selección porque llegó en un momento difícil, cuando las cosas no estaban saliendo bien. Tengo un gran cariño por él», declaró a la prensa en Buenos Aires.

El deseo de Messi sobre el futuro del «Checho» encontró eco en su país. «Tiene que haber dificultades muy grandes para que Batista no siga tras el 31 de diciembre de este año», dijo el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Julio Grondona.

Rumbo a la Eurocopa

Después que su campaña por restaurar el orgullo en la selección de Francia sufriera un revés con la primera derrota como local ante Bielorrusia, el nuevo entrenador Laurent Blanc preferiría una tarea más fácil que viajar a Bosnia hoy.

Blanc, quien reemplazó a Raymond Domenech tras el fracaso de Francia en el Mundial, es una figura querida. El público y los medios franceses, todavía enojados por la revuelta de sus jugadores en Sudáfrica, reconocen que el técnico necesita tiempo para construir un nuevo equipo y una nueva actitud.

Francia enfrentará problemas en el ataque, pues los delanteros Loic Remy, Guillaume Hoarau y Louis Saha fueron descartados del partido contra Bosnia por sendas lesiones. La buena noticia es que Karim Benzema se recuperó de un tobillo adolorido y está apto para jugar.

«Bajo estas circunstancias, no podemos decir que vamos a Bosnia a ganar. Después de lo que pasó el viernes, debemos mantenernos humildes», dijo Blanc.

Bosnia, que comenzó su campaña con un triunfo 3-0 en Luxemburgo, se perdió el Mundial 2010 al caer en un repechaje con Portugal. Ahora será un gran desafío como local.

Mientras, Bielorrusia buscará sumar un nuevo éxito ante Rumania, equipo al cual derrotó 3-1, como local y visitante, antes de la última Eurocopa.

Por su parte, Italia debe tener una jornada más cómoda, pues jugará como local contra Islas Feroe. En tanto, Alemania recibe a Azerbaiyán e Inglaterra viaja a Suiza.

Y Portugal, que empató 4-4 como local ante Chipre en su primer partido del Grupo H, viajó hasta Noruega. Los noruegos ganaron  2-1 en Islandia la semana pasada.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.