Reñida lucha por el mejor deportista del año

Por estos días se sacan muchas cuentas para seleccionar a los mejores atletas y modalidades deportivas en los últimos 12 meses. Convincentes actuaciones dentro y fuera de la Isla, dispararon las expectativas de la familia de la lucha cubana en este 2010

Autor:

José Luis López

Convincentes actuaciones dentro y fuera de la Isla, dispararon las expectativas de la familia de la lucha cubana en este 2010, sobre todo ahora que se acerca el cierre del año. Por estos días se sacan muchas cuentas antes de seleccionar a los mejores atletas y modalidades deportivas en los últimos 12 meses de trabajo.

Y este deporte de agarres y halones ha vuelto por sus fueros. A la paupérrima imagen dejada en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, donde solo se alcanzó el oro del grequista Mijaín López (120 kg), se sumó un magro accionar en el Campeonato Mundial de 2009 en Herning, Dinamarca, del cual los libristas retornaron sin medallas, algo insólito en la historia de estas justas.

Pero los cuerpos técnicos de ambos estilos «se llamaron a capítulo» y este año dieron la cara en los eventos internacionales, incluido el título en el Campeonato Panamericano de Monterrey y el ¡tercer lugar! en la cita del orbe de Moscú.

En esa justa moscovita, Mijaín no le permitió punto alguno a sus rivales. De esa manera retuvo el trono y aspira a la nominación de Atleta del Año en Cuba.

En tanto, el también grequista Pablo Shorey (84 kg), inmerso en una fabulosa campaña, obtuvo plata y dejó atrás el bronce logrado en Herning. Esos resultados fueron claves para conseguir el quinto lugar por países en esa modalidad.

Mas, la «asignatura desaprobada» en la lid danesa, rondaba al equipo de lucha libre. Pero el talentoso Frank Chamizo (55 kg), de solo 18 años, se convirtió en el medallista más joven de Cuba en campeonatos mundiales de mayores.

Con su velocidad y proyecciones de gran magnitud, Frank firmó una inesperada pero agradable presea de bronce. Solo cayó en semifinales 0-2 (0-1, 0-1) ante el ruso Víctor Lebedev, a la postre titular.

Además, Chamizo se proclamó campeón en el torneo Panamericano de mayores, en Monterrey, y no pudo asistir a los I Juegos Olímpicos de la Juventud, en Singapur, donde saldría como favorito, porque la Asociación Internacional de Lucha solo convocó a muchachos de hasta 16 años. Sin embargo, su nombre figura entre los mejores juveniles del año.

En Moscú, Chamizo fue imitado por el cuatro veces medallista mundial Genadry Garzón (66 kg) y por Reineris «el gimnasta» Salas (84 kg), quienes también aseguraron bronce y el tercer lugar por países.

Al regreso a La Habana, se comprobó que en la cita universal de Herning, casi el 90 por ciento de los combates perdidos por los gladiadores del estilo libre se debió a que habían cedido en el primer período de sus combates. De esa forma hay que ganar entonces los dos restantes para salir airoso, algo bien difícil.

Sin embargo, en Moscú revirtieron ese maleficio y llegaron las sonrisas. Además, allí hubo un meritorio quinto lugar para la luchadora Katerine Videaux (63 kg), a solo cuatro años de la incursión de las chicas en este deporte, al cual la mayoría ha llegado con algunos «vicios» del judo.

Pero hubo más satisfacciones para la lucha, que aspira a ser nominada como deporte individual del año. En los I Juegos Olímpicos de Singapur, los cubanos conquistaron tres medallas con igual cantidad de gladiadores. A saber, el librista Abraham Conyedo (100 kg) barrió con todos sus rivales, en tanto los grecorromanos Yosvani Peña (42 kg) y Johan Rodríguez (50 kg), accedieron a las preseas de plata y bronce, respectivamente.

Por demás, Pedro Val, jefe de entrenadores de la escuadra grecorromana, fue seleccionado como el mejor preparador del año.

En fin, aunque otros deportes, como el atletismo, también han mostrado excelentes dígitos, a los luchadores hay que darles un chance. Yo voto por ellos, ¿y usted?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.