Semifinales de lujo en torneo tenístico de Doha

El español Rafael Nadal tendrá que vengar su descalabro del pasado torneo qatarí frente a Davydenko si pretende vérselas con Roger Federer en la gran final

Autor:

Abdul Nasser Thabet

¿Cuánto tiempo puede mantener un atleta la excelencia en lo más alto del deporte mundial? ¿Hasta cuándo el botín de cientos seguirá siendo  repartido solo entre dos? Las preguntas pudieran tener incuestionables respuestas si nos remitimos a los dos tenistas más grandes del momento, pues tanto el español Rafa Nadal como el suizo Roger Federer no parecen tener intenciones de ceder la punta del ranking planetario en el «deporte blanco».

El niño mimado del tenis mundial y la estrella de Basilea están ya en semifinales del primer torneo de la Asociación de Tenis Profesional (ATP), con sede en Doha, Qatar.

El Qatar ExxonMobil Open –nombre oficial de la competición que inicia el circuito internacional tenístico de 2011- aloja además este viernes en su penúltima ronda al galo Jo-Wilfred Tsonga y al ruso Nikolay Davydenko.

Precisamente el choque de titanes en esta semifinal correrá a cargo del muchacho de Europa del Este, vigente campeón, y el hombre que más suspiros provoca con su juego en la actualidad, Rafael Nadal.

Davydenko, nacido en Ucrania pero con nacionalidad rusa, tuvo que sacar el extra para derrotar al gigante croata Ivo Karlovic por (6-3 y 7-5). El tenista de Europa Central no mostró mucha resistencia por lo que la calidad del campeón defensor se impuso para avanzar así a un choque que promete destilar adrenalina pura.

En tanto, el recorrido de Rafael Nadal fue bastante despejado. El mallorquín, con menos sufrimiento del vivido en octavos de final frente al eslovaco Lukas Lackole, le partió la raqueta al letón Ernests Gulbis (7-6 y 6-3) para avanzar por primera vez a las semifinales de Doha.

Por su parte, Federer, segundo preclasificado en el torneo qatarí, dejó de lado los sustos que padeció en sus dos compromisos anteriores y liquidó en apenas una hora al serbio Viktor Troicki con un doble (6-2).

El suizo ganó con autoridad y de esta forma se las verá con el francés Jo-Wilfred Tsonga, quien dejó fuera al español Guillermo García-López con pizarra de 7-6, 7-6.

Todo parece indicar que Rafa y el helvético cruzarán raquetas una vez más, aunque el compromiso de Nadal parece un poco más complicado.

De nueve partidos que el ibérico y Davydenko han jugado, el tenista de origen ucraniano ha ganado cinco. Los tres últimos cotejos favorables al ruso se han disputado en pista dura, por lo que una vez más la superficie estará en contra del español.

Y si bien en la pasada edición del torneo árabe Davydenko se coronó derrotando al propio Rafa, me inclino a favor del mallorquín, actual puntero en la lista mundial y campeón de todos los torneos de Grand Slam.

Con la actual forma competitiva que ostenta Nadal, solo puede ser derrotado por una máquina, o quizás por Federer, que es casi lo mismo.

El Rafa y Roger están por lo tanto, según mi criterio, a una victoria de volver a enfrentarse en una final, apenas unos días después de su duelo en la exhibición de Abu Dabi, donde el español se llevó el torneo y último duelo de 2010 entre ambos.

Al parecer esta segunda década del siglo XXI no reserva sorpresas en el «deporte blanco». El pastel sigue siendo para dos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.