Curso de taekwondo revive la historia

Cuba compitió por primera vez en una Copa del Mundo de esa especialidad en el año 1996

Autor:

Julieta García Ríos

Cuba compitió por primera vez en una Copa del Mundo de taekwondo en el año 1996. Entonces viajaron a Río de Janeiro cinco muchachas y el entrenador Roberto Cárdenas Suárez.

Aquellas inexpertas cubanas no se dejaron intimidar por las favoritas sudcoreanas y europeas. Demostraron que en el Caribe se combatía bien y con garra. Incluso, Sonallis Mayán se proclamó campeona en su división.

Además, Yanet Puerto se colgó la presea de plata y en bronce quedaron Urbia Meléndez y Yamila Díaz.  Solo Yordanka Pereira regresó a la Isla sin medalla.

La historia fue contada por el propio Roberto Cárdenas, actual jefe técnico en la Comisión Nacional, durante la primera clase del Curso de taekwondo para Todos, con sede en la Universidad de las Ciencias, la Cultura Física y el Deporte. La iniciativa tiene como propósito promover la enseñanza y práctica de este deporte olímpico a nivel comunitario.

Roberto Cárdenas recordó también los fuertes entrenamientos a que estuvieron sometidas aquellas atletas. «Algunas lloraban de cansancio, pero esa era la única forma de ganar, porque a las coreanas no las habíamos visto pelear ni en videos», acotó.

Asimismo, el joven profesor Yuniel Pérez Viñals, cinta negra 2do. Dan, explicó a los alumnos que este arte marcial tiene sus orígenes en la Dinastía Korio, en el año 918. Se nutre del taekkyon y el sonbak, pero quedó registrada como taekwondo en 1957. Su nombre significa tae (pie), kwon (puño) y do (camino).

El taekwondo se expandió por el mundo rápidamente. Llegó al resto de Asia en 1962, a Estados Unidos en 1963 y a Canadá en 1964. Dos años después, apareció en Holanda, Alemania, Francia, Italia, Turquía y España.

A Cuba demoró en llegar, pero finalmente se coló en enero de 1987, con la  asesoría del ecuatoriano Fernando Jaramillo. Desde entonces han llovido las medallas.

En los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, Ángel Volodia Matos sorprendió al mundo con una medalla de oro en los 80 kilos y Urbia Meléndez fue subtitular en los 49 kilogramos.

En esa propia categoría, Yanelis Labrada ganó otra plata cuatro años más tarde, en Atenas. Finalmente, Dainellis Montejo Poll fue medallista de bronce en Beijing 2008.

«Si nuestro deporte ha alcanzado tal desarrollo es gracias al trabajo de muchos activistas que promovieron la practica del taekwondo», explicó Roberto Cárdenas a los alumnos del curso, que suman más de 200. En el futuro, se pretende extender la iniciativa al resto del país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.