Tres cubanos finalistas en Memorial Bocskai de boxeo

Yasniel Toledo, Emilio Correa y Erislandy Savón se medirán este sábado en la ciudad húngara de Debrecen para seguir rumbo a Sofía, Bulgaria, donde la selección cubana intervendrá en el torneo Strandzha

Autor:

José Luis López

Tras los resultados de este viernes, tres pugilistas cubanos discutirán hoy el fajín en el torneo Memorial Bocskai de boxeo, con sede en la ciudad húngara de Debrecen.

Según un parte emitido por el entrenador jefe Rolando Acebal, el primer éxito fue para el mundialista Yasniel Toledo, quien le dio «pollona» de 9-0 al anfitrión Janos Torok. Hoy, el camagüeyano dirimirá a un enrevesado duelo por la corona frente al ruso Albert Selimov, campeón del orbe en 2007.

Luego, el subtitular olímpico mediano Emilio Correa ganó por no presentación del húngaro Zoltan Bagre, y cruzará guantes en la final contra el también ruso Arten Chevotarev, titular de Europa.

Y en los supercompletos, Erislandy Savón rubricó un cerrado pero importante triunfo de 4-3 ante el fornido ruso Sergey Kuzmin, monarca europeo. Este fue un combate difícil, en el cual se impuso a base de coraje e inteligencia», sentenció el preparador. Por la diadema, Savón enfrentará al rumano Mihai Néstor.

En esta fecha semifinal, cayeron cuatro peleadores cubanos, entre ellos el campeón mundial ligero welter Roniel Iglesias, quien terminó lastimado en una mano de su pleito anterior y no pudo medirse al inglés Bradley Saunders.

Por su parte, Acebal calificó de «inmerecido» el 3-4 del minimosca Yosvani Veitía ante el húngaro Istvan Lakatos, y «parejo», donde «cualquiera de los dos pudo haber ganado», el 3-5 contrario al mosca Robeisis Ramírez a manos del ruso Misha Aloyan, bronce mundial.
Sobre el duelo de Julio César La Cruz (81 kg) contra el monarca exponente Nikita Ivanov, de Rusia, el técnico manifestó que iba igualado 2-2 en el round final, cuando el árbitro consideró bajo un gancho del caribeño.

«Nosotros lo apreciamos bueno y en la grabación se confirma», indicó antes de señalar que «esto obligó al nuestro a salir a un intercambio profundo y le marcaron otro golpe. En lo adelante La Cruz pegó hasta hacer sangrar al europeo, pero ello no bastó para evitar el 2-5», informó Acebal.

Tras finalizar hoy la justa magyar, la selección cubana enrumbará hacia Sofía, Bulgaria, para intervenir en el torneo Strandzha.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.