La Bella y la pértiga

Entrevista exclusiva con la fenomenal atleta rusa Yelena Isinbayeva, quien anuncia su retiro para 2013

Autor:

Juventud Rebelde

Una vez dijo sentirse como un ángel cuando sobrepasa la varilla a cinco metros de altura.

Y para muchos, la pertiguista rusa Yelena Isinbayeva es eso, un ser mitológico, hermoso y alado, que nació en 1982 para dominar el mundo del atletismo y de la garrocha en especial.

De la calle Soviet, en la fría y lejana ciudad rusa de Volgogrado, ahora se adueña de todo el glamour, los aplausos e intensas horas de entrenamiento en Montecarlo, en el Principado de Mónaco.

Carismática, de carácter fuerte, desinhibida y opuesta a todo tipo de comparaciones con otros grandes monstruos del atletismo, esta múltiple campeona mundial, varias veces recordista universal, líder de Europa, campeona olímpica y premio Príncipe de Asturias 2009, piensa que aún le restan cosas por lograr.

Contactamos con ella gracias a su representante, Karl Stith, quien le hizo llegar nuestras preguntas por correo electrónico.

—¿Cómo y cuándo llega el atletismo a su vida?

—Comencé en el salto con pértiga cuando tenía aproximadamente 16 años, en una escuela deportiva local en Volgogrado, Rusia. Mi hermana y yo comenzamos en la gimnasia artística, pero me hice demasiado alta para quedarme en la gimnasia competitiva y yo quería mantenerme practicando deportes. El atletismo me resultó muy interesante.

—¿Por qué la garrocha?

—Porque al principio era relativamente fácil para mí hacer el salto con pértiga y me parecía divertido. Yo tenía una base para los saltos y los giros en el aire por mi preparación como gimnasta. Entonces era fácil tener el control de mi cuerpo porque lo hacía todo el tiempo.

—¿Cuáles fueron sus mejores momentos en el deporte antes de romper por primera vez el récord mundial?

—Tener la posibilidad de conocer y relacionarme con otros atletas de todo el mundo. Participar en los campeonatos mundiales de menores y juveniles para mí fue algo muy especial.

—¿Cómo cambió su vida luego del primer primado universal?

—Eso transformó la forma con la que me ve la gente, pues ahora ellos me conocen más que antes y prestan mayor atención a lo que hago.

—En su vida ha tenido tanto momentos felices como escándalos y críticas. ¿Cómo asume el precio de la fama?

—Hago hasta lo imposible para que la fama no tome el mando de la personalidad o me desvíe del enfoque de mis metas. En la vida tenemos momentos felices y otros no tanto, pero siempre trato de guiar lo mejor que puedo mi camino y nunca dejar de perseguir fuertemente mis objetivos y proyectos. Tengo una gran fe y siempre creo que todo estará bien.

«La fama es algo que no dura para siempre. Es agradable ser reconocido y popular, pero salto con pértiga porque me gusta lo que hago y tenía sueños cuando era una niña de ser la mejor en el mundo. Entonces solamente vivo mi sueño».

—¿Cambiar de entrenador varió su modo de ver los detalles de esta modalidad?

—No, quise cambiar porque comprendí que mi primer entrenador había hecho un trabajo muy bueno al llevarme a un cierto nivel. Pero pensé que necesitaba una visión diferente de la garrocha y Vitaliy Petrov tiene un probado prestigio de entrenar a parte de lo mejor del mundo, incluyendo a Sergey Bubka.

«Así que la oportunidad de trabajar con Vitaliy se dio y yo diría que lo ha hecho bastante bien. Estas cosas no son diferentes a lo que usted encuentra en otros deportes, porque los tenistas cambian de entrenadores o preparadores físicos cuando quieren aumentar su rendimiento».

—Al parecer ya ha logrado lo que se propuso como deportista. ¿Queda alguna meta por cumplir?

—¡Definitivamente! Tengo tres años de torneos importantes por delante. Me restan el Campeonato Mundial en Daegu, Corea del Sur, este verano, seguido de las Olimpiadas de Londres el próximo año y finalmente el Mundial al aire libre en Moscú en el 2013. Después me retiraré del deporte profesional.

—¿Será modelo tras el retiro?

—¡Ajá! ¿Tiene usted un trabajo de modelo para mí allá ahora? No, no lo creo. Me gusta la ropa con bonitos diseños, justo como cualquier mujer. Pero no quiere decir que seré modelo después de que salga del deporte activo.

—¿Qué experimenta cuando cruza el listón tan alto?

—¡Se siente maravilloso! Veo la varilla como una amiga y me gusta ser respetuosa con ella y no molestarla con mis movimientos cuando salto. Pero no hay nada como el sentimiento de atravesarla cuando sabes que has ganado.

—¿Cómo se siente mejor: saltando o en medio del glamour y la farándula?

—Estoy mucho más cómoda con el mundo de los deportes y el atletismo. Es muy interesante tener la oportunidad de estar con muchos famosos, tanto del deporte como figuras de la sociedad, y disfruto reunirme con la gente en todo momento. Pero el deporte es siempre un mejor lugar para mí.

—¿Qué opinión tiene del atletismo cubano y sus deportistas?

—Creo que Cuba tiene un recurso muy asombroso de atletas y entrenadores. Y no solamente en atletismo, sino en muchos otros deportes. Recuerdo que me reuní con los muchachos del equipo cubano de voleibol que ganó los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur. Yo andaba en la villa de alojamiento y compartimos unos minutos, además de tomarnos unas fotos. ¡Ellos son muy buenas personas! Pero por lo que he visto en competencias, son talentosos, muy técnicos y bien entrenados.

—¿Qué no repetiría si volviera a nacer?

—Es una pregunta difícil. Francamente, no tengo de qué arrepentirme, entonces no hay nada que evitaría o no repetiría. Mi vida es mía. Todas las experiencias que he tenido hasta ahora me han hecho la persona que soy. Solo trato de aprender de los errores para no repetirlos otra vez.

—Ciertos federativos rusos del atletismo han dicho que tiene usted un ego muy alto y que eso influyó en sus resultados últimamente. ¿Algún mensaje?

—Bueno, si ellos dicen eso, pues es su opinión. Algunas veces la gente puede confundir estar confiado y enfocado en el resultado con tener un ego elevado. Todos somos diferentes, pero en mi caso sé quién soy, cómo es mi deporte y entrego al ciento por ciento. También sé que sacrifico mucho para lograr mis metas.

«Los resultados de finales de 2009 e inicios de 2010 no fueron los mejores, pero estuve los últimos ocho o nueve años sin tener un descanso ni dejar que mi cuerpo se recuperara lo suficiente.

«Desde el 2001 hasta la pasada temporada competí en muchos eventos bajo techo y al aire libre consecutivamente.

«No soy un robot o una máquina. Es lógico que debiera llegar el momento en que tomara un descanso, no solo de la parte competitiva, sino también de la fuerte carga de entrenamientos que he recibido año tras año.

«En realidad, fueron solo algunas semanas de descanso, pues desde junio hasta diciembre pasé la mayor parte del tiempo entrenando. Estuve haciendo trabajos de volumen y ejercicios constructivos con mi entrenador. Entonces logramos hacer muchas cosas que no podemos en medio de los campeonatos».

—Un mensaje al pueblo cubano que tanto sigue sus logros.

—Francamente, no sabía que tenía tantos admiradores en Cuba. Me gustaría agradecer a cada uno por su apoyo. He oído cosas maravillosas sobre Cuba por mediación de los atletas que me he encontrado en los circuitos internacionales o los campeonatos.

«Espero que un día, después de que diga adiós al deporte profesional y tenga más tiempo libre, pueda lograr las condiciones para visitar Cuba y verla con mis ojos. Muchísimas gracias a todos por su apoyo. Les deseo lo mejor del mundo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.