¿Thorpe se come al «Tiburón»?

Aunque algunos especialistas consideran que el reinado del  «Tiburón de Baltimore», Michael Phelps está seguro, el regreso del australiano Ian Thorpe al circuito internacional pudiera poner en riesgo la primacía del depredador de las piscinas mundiales

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Tras la noticia todo parece indicar que el más grande depredador de la historia de la natación mundial está en peligro de extinción. El regreso de Ian Thorpe al circuito internacional supone peligro de muerte para «el Tiburón de Baltimore», Michael Phelps.

Aunque algunos especialistas consideran que el reinado del «asesino acuático» continuará, no podemos dejar pasar como cosa de niños el retorno del legendario australiano.

Thorpe adelantó que tiene como objetivo la cita olímpica de Londres 2012, declaración que puso en vilo a la crema y nata de la natación mundial, pues el atleta de Oceanía parece nadar con propulsión a chorro.

El «Torpedo» conquistó cinco medallas de oro en Juegos Olímpicos. La proeza es récord para deportistas australianos. En 2001 se convirtió en la única persona en ganar seis preseas doradas en un solo Campeonato Mundial de Natación.

Con solo 14 años representó a la isla continente, y su victoria en los 400 metros estilo libre, en el Campeonato Mundial de Perth, lo convirtió en el Campeón Mundial más joven en esa categoría.

De ahí en adelante dominó la distancia, imponiéndose en juegos olímpicos, campeonatos mundiales, juegos de la Mancomunidad y en el Campeonato de Natación Pan-Pacífico.

Cristalizó 13 plusmarcas universales en categoría individual y cinco en los relevos. Otra estadística de susto del superdotado australiano son sus victorias en los 200 y 400 metros libres y su bronce en los cien  en las Olimpiadas de Atenas, aval que lo convierte en la única persona en ganar medallas en la combinación (100-200-400) en una misma cita olímpica.

A pesar de permanecer alejado de su entorno natural durante cuatro años, nunca dejó de entrenar.

El nadador de 28 años se ha estado preparando bajo las órdenes del técnico de la selección australiana, Leigh Nugent, y no avisó a familiares ni amigos de sus intenciones hasta el pasado mes de enero.

El secreto aumenta el suspenso. ¿Se aparecerá «el Torpedo» con una nueva explosión?

El muchacho de Sidney y su bañador integral revolucionaron la natación a finales de los 90 y en los albores del nuevo siglo. El prodigio australiano fue precursor, de la mano de su patrocinador Adidas, de los «supertrajes» que tanto morbo le añadieron durante años a la velocidad acuática.

Sin embargo, los llamados «bañadores mágicos» no nadaban solos una vez puestos al agua. Se necesita más que ayuda tecnológica para entrar en la historia del deporte universal.

Thorpe es todo un prodigio de la naturaleza. Su pulida técnica le permite avanzar unos tres metros por cada brazada, la fuerza de su tronco superior y la potencia de sus piernas propulsan 195 centímetros y cien kilos a una velocidad impresionante.

Con estas credenciales algunos entendidos opinan que su principal oponente en el estilo libre, el «Tiburón de Baltimore», Michael Phelps, pudiera devenir víctima.

Aunque el depredador más temido de las piscinas mundiales posee credenciales de sobra para devorar a Thorpe, no creo que el australiano resulte un bocado fácil.

El norteamericano de 25 años ha conseguido 14 medallas de oro en solo dos olimpiadas. En total suma 16 preseas olímpicas: seis de oro y dos bronce en Atenas 2004, y ocho doradas en Beijing 2008, casi nada.

Hasta el 2 de agosto de 2009 había destrozado 37 récords mundiales y parece no estar conforme.

Aunque Thorpe se retiró en noviembre de 2006, después de haber dominado la natación masculina durante casi una década, ahora le agrega picante al caldero con su ya seguro retorno.

Según las reglas de la Federación Internacional de Natación (FINA), no podrá participar en ninguna competición en los primeros nueve meses posteriores a su inscripción, realizada el pasado 2 de febrero, en el registro de controles antidopaje.

Como consecuencia, solo tendrá cinco meses para medirse a los mejores nadadores del planeta antes de las pruebas clasificatorias de Australia para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. ¿Podrá rendir el «Torpedo» después de tanto tiempo de ausencia?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.