Acusaciones de dopaje zarandean nuevamente al ciclismo

El estadounidense Lance Armstrong enfrenta desde este viernes nuevas acusaciones de dopaje, mientras el caso del español Alberto Contador ya tiene una fecha para dar el veredicto definitivo

Autor:

Yurisander Guevara

Como tormenta de arena en medio del desierto amaneció el mundo del ciclismo este viernes, tras las nuevas «malas noticias» que desviaron los reflectores hacia el tema del dopaje, algo apagado en los últimos meses.

En Estados Unidos, numerosos diarios deportivos y agencias de noticias dieron a conocer las confesiones de dopaje del pedalista Tyler Hamilton, quien arrastró a la lista de estafadores el nombre del astro Lance Armstrong, siete veces ganador del Tour de Francia.

Hamilton, ganador de la medalla de oro olímpica en la prueba contrarreloj de los Juegos de Atenas 2004, puso fin a años de negativas y admitió haber utilizado productos para mejorar el rendimiento, aunque aseguró que no fue el único.

El ex ciclista de 40 años afirmó haber visto a Armstrong, su ex compañero en el equipo US Postal, inyectarse eritropoyetina (EPO), en la edición del giro galo de 1999, una de las que ganó.

La acusación de Hamilton se hizo pública en un extracto de una entrevista que transmitirá de forma íntegra la cadena televisiva estadounidense CBS en su programa dominical 60 minutos.

«Vi EPO en su nevera. Le vi inyectársela más de una vez, como todos hicimos, como hice muchas, muchas veces», confesó Hamilton.

La perspectiva de Hamilton sobre el comportamiento de Armstrong se une a las acusaciones de Floyd Landis, otro de sus ex compañeros de equipo, que le había acusado de cometer dopaje el 21 de mayo de 2010.

No es la primera vez que Armstrong recibe estas acusaciones, las cuales siempre ha negado, además de no haber dado positivo en ninguno de los test que hasta el momento se le han practicado en busca de sustancias prohibidas. Su abogado, Mark Fabiani, dijo a Reuters que las acusaciones de Hamilton son falsas, pero lo cierto es que este lado de la caja de Pandora continúa con el hueco abierto.

Contador a los tribunales

Y mientras Armstrong es la comidilla de América, al otro lado del océano Atlántico el español Alberto Contador, actual líder del Giro de Italia, recibió la notificación del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por su siglas en inglés), para presentarse a corte entre los días 6 y 8 de junio próximos, en aras de decidir el caso de dopaje en que se vio envuelto al finalizar el pasado Tour de Francia.

Recordemos que Contador dio positivo al clembuterol en el Tour de 2010, situación que la federación española de ciclismo atribuyó al consumo de carne contaminada y por tanto le exoneraron de todo castigo. La decisión fue apelada por la Unión Ciclista Internacional (UCI), y la Agencia Mundial Antidopaje, y luego fue elevada al TAS.

Así, esa instancia debe procesar el caso en los tres días señalados, para luego dar un veredicto a finales de junio.

Si el TAS falla contra del español, podría ser suspendido hasta dos años y perdería su tercer título del Tour, además de todos los resultados y premios que logró desde el veredicto de la federación española en febrero. Las apelaciones serán atendidas a puerta cerrada en la sede del TAS en Lausana.

Pero si sucede lo contrario, el ídolo de Pinto podrá defender en julio su maillot amarillo en suelo francés. Veremos como termina esta novela.

McQuaid contra dirigentes sancionados

De forma paralela al proceso de Armstrong y Contador, el presidente de la UCI, Patt McQuaid, declaró a la BBC de Londres su oposición a los dirigentes de equipos de ciclismo que en el pasado hayan sido sancionados por situaciones relacionadas con el dopaje.

«No me agrada que manejen a los equipos atletas que alguna  vez recurrieron al doping», manifestó el directivo.

El dirigente apuntó especialmente a casos como el del ex ciclista danés Bjarne Riis, quien confesó haber recurrido al EPO durante cinco años y ganó dopado el Tour de Francia en 1996.

Irónicamente, Riis es director del equipo Saxo Bank, para el que compite Contador.

«Cualquier ciclista que durante su carrera haya incurrido en dopaje no debería cumplir funciones como directivo luego en algún equipo, algo que sucede no sólo en el ciclismo», completó McQuaid.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.