El fútbol se volvió loco

Este domingo, Paraguay eliminó a Brasil y Venezuela a Chile en los cuartos de final de la Copa América

Autor:

Juventud Rebelde

Los errores de Brasil en la tanda de penaltis y el arquero Justo Villar, pusieron a Paraguay en las semifinales de la Copa América.

Elano, André Santos y Fred fallaron sus tiros desde los 12 pasos y Villar atajó el de Thiago Silva. Barreto y Estigarribia acertaron y liquidaron la tanda por dos tantos a cero para los paraguayos.

Paraguay volvió a achicar a Brasil, que estuvo excesivamente inocente en el tiro al arco, o se topó con el arquero Justo Villar, quien firmó una actuación inspiradísima, sobresaliente, para el recuerdo.

La primera parte fue lenta, pesada, con escasas oportunidades. Brasil llevó la dirección del juego pero al igual que en partidos anteriores, carecía de la verticalidad y la velocidad necesarias para finalizar de forma convincente.

La rapidez de Neymar fue el único camino que encontró Brasil para generar incertidumbre. Careció de profundidad por las bandas por el buen control que ejercían los paraguayos sobre Maicon y André Santos.

Paraguay, fiel a su tradición, se desempeñó a fondo en los marcajes en corto al centro de la cancha. Mientras, exploraba los centros largos hacia Lucas Barrios y Haedo Valdez, aunque sin éxito.

Un remate de Neymar, mientras se caía, fue el primer aviso de Brasil a los cinco minutos, pero después le costó mucho a la formación de Mano Menezes volver a las inmediaciones del área.

Mejoró la movilidad de los delanteros brasileños con respecto a partidos anteriores, pero el equipo se mostró en general demasiado previsible en el último pase y con poco acierto en el remate.

Tan solo una rápida triangulación entre Pato, Robinho y Neymar dejó a este último de cara al gol casi a la media hora, pero la figura del Santos remató fuera.

Poco después, una gran atajada del guardameta Justo Villar evitó la mejor ocasión de la primera parte: un remate en plancha de Lucio en una jugada de pelota parada.

Tras la reanudación, el defensor Antolín Alcaraz tuvo que salvar a su equipo sacando bajo palos un tiro de Neymar, que estaba en una posición inmejorable, al recibir solo de cara al arco una asistencia de Pato.

Después de esa ocasión, Paraguay apretó ligeramente más y equilibró el juego en la zona media, manteniendo a raya a los brasileños aunque siempre estuvo lejos del área rival.

Brasil era el único que, a cuentagotas, continuaba generando ocasiones, aunque sin apabullar en exceso y sin premio, gracias a las brillantes atajadas de Villar.

Un buen tiro de Ganso, que buscaba la cepa del poste, encontró el guante providencial del arquero paraguayo, quien con grandes reflejos también sacó un remate a quemarropa de Pato.

Fred, que había entrado en el lugar de Neymar, remató un córner cerca del final del tiempo reglamentario, pero Edgar Barreto sacó la pelota con la cabeza sobre la línea de gol.

Un tiro desde fuera del área de Nelson Haedo Valdez, que se perdió por la línea de fondo, fue la mejor ocasión del equipo de Gerardo 'Tata' Martino.

En la prórroga, los nervios se sobrepusieron al fútbol y hasta hubo una pelea por la cual vieron la tarjeta roja Antolín Alcaraz y Lucas Leiva.

Brasil puso más empeño que Paraguay en evitar los penaltis, pero fueron los guaraníes los que pusieron en vilo el partido en una ocasión agónica de Valdez.

Desde los 11 metros, Elano y Barreto fallaron los primeros lanzamientos. Villar paró el tiro de Thiago Silva. André Santos y Fred también mandaron el balón fuera.

Venezuela hizo historia

La selección de Venezuela le ganó por 2-1 a Chile y se clasificó, por primera vez en la historia, para las semifinales de la Copa América. Allí chocará con Paraguay.

El equipo «vinotinto», este domingo con camiseta blanca, salió al campo con el propósito de quitarle ritmo y espacio a la dinámica y habilidad chilena y en el primer tiempo lo logró.

Primero le pobló el centro del campo, apretó los marcajes sobre Alexis Sánchez y se tomó todo el tiempo del mundo para las reposiciones laterales, cobro de faltas o saques de meta. Con ello, el partido se jugó al ritmo que le impuso el experimentado Juan Arango.

Pero cuando los venezolanos se hicieron con el balón, la velocidad de César González complicó una y otra vez a los defensas chilenos.

Chile, considerado favorito por lo que había mostrado en el torneo, tuvo más el balón, pero por lo general lo jugó de manera lateral por no encontrar los espacios para explotar la velocidad de Sánchez.

A los 34 minutos, Arango cobró una falta desde la banda derecha y puso un balón en el corazón del área. El defensor Oswaldo Vizcarrondo le ganó por arriba a Ponce y su cabezazo no pudo ser contenido por Bravo. Sorpresa y estupor entre los más de 20 000 chilenos que casi colmaron el estadio.

Los futbolistas de la roja siguieron sin encontrar el balón. Se molestaron por ello y por el marcador adverso y acumularon tarjetas amarillas.

El segundo tiempo fue otra la historia.

Claudio Borghi dio ingreso al «cerebro» chileno Jorge Valdivia, quien no está físicamente para jugar los 90 minutos, y con su sola presencia y una par de habilitaciones abrió la defensa rival.

En los primeros 15 minutos Chile tuvo tres claras jugadas de gol. Primero fue un cabezazo de Jiménez que Cichero sacó en la línea con Renny Vega vencido. Después, dos pelotazos al travesaño de Suazo y Valdivia.

No lo podían creer ni Borghi ni los miles de chilenos en las tribunas.

El entrenador venezolano César Farías, al ver a sus dirigidos con el agua al cuello, mandó dos cambios, reforzó su defensa, que llegó a ser de seis hombres, pero ni aún así pudo parar a los chilenos.

Tanto buscó Chile, que al final llegó el empate por intermedio de «Chupete» Suazo. Recibió un balón al borde del área y logró un golazo.

En otro tiro libre lanzado por Arango, la especialidad de la casa, Bravo dio rebote y Cichero empujó el balón al gol. Fue un balde de agua helada para los chilenos. Por primera vez en la Copa América, Venezuela se clasificó a una semifinal.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.