China domina medallero general del Mundial de Deportes Acuáticos, con sede en Shangai

Hasta el momento, los nadadores chinos han obtenido seis medallas de oro y cuatro de plata

 

Autor:

Abdul Nasser Thabet

La frase «estar con el agua al cuello» casi siempre alude a una tremenda dosis de problemas y situaciones adversas por las que atraviesa una persona o grupo. Generalmente, nadie quiere estar relacionado con dicha metáfora, pero para algunos susodichos, andar con ese líquido a punto de entrar por el gaznate puede ser más que peligroso, estimulante.

En efecto, por estos días los chinos parecen tan contentos como guajacones en un estanque, pues dominan ampliamente el medallero general del Mundial de Deportes Acuáticos, con sede en Shangai. De momento, seis medallas de oro y cuatro de plata parecen suficientes para chapotear orondos y despreocupados en el Centro Oriental de los Deportes de esa populosa ciudad, un deslumbrante complejo de cuatro edificios con más de cinco piscinas.

Y digo de momento, porque no muy lejos andan rondando los tiburones rusos, quienes con tres preseas doradas y una plateada están a la caza.

Sin embargo, no podemos sacar del proscenio a la nación con mejor desempeño en todas las justas húmedas disputadas hasta la fecha.

En el medallero histórico de estos certámenes, Estados Unidos es quien más ha gozado en el agua. Los norteños acumulan un total de 186 metales áureos, 155 plateados y 98 bronceados. Por tanto, hay que esperar, con las uñas entre los dientes, el inicio de la prueba favorita del mayor depredador de las piscinas mundiales.

La natación le ha reportado a los norteamericanos un total de 153 medallas de oro, más del doble que los germanos (77), quienes no aguantan la propulsión a chorro con que andan los cowboys acuáticos.

Precisamente los alemanes, con brazadas mucho más lentas, son segundos (85-97-84) en el listado que compila todos los resultados desde 1973, en Yugoslavia (primera cita).

Muy cerca van, con un ritmo electrizante y todo el peligro que supone el alto voltaje cerca del agua, los representantes del Gigante Asiático (74-52-43).

Entonces, tener la casa llena no siempre resulta tan incómodo, pues más de 1 300 millones de habitantes y un tremendo nivel organizativo del movimiento deportivo chino, facilitan la captación de talentos y sus posteriores logros.

Tan así es que en la pasada edición, celebrada en Roma 2009, los muchachos y muchachas de China terminaron con la misma cantidad de medallas doradas que Estados Unidos (11), y solo con un poco de «plata» pudieron inclinar los norteños la balanza a su favor. Casi a cuentagotas compilaron otras 11 medallas a su haber por siete de los asiáticos.

Ahora la fiesta es en China y otro pez gordo pudiera salir del agua. Quizá uno de ojos rasgados acabe con el dominio caucásico. ¿Qué piensa usted?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.