Polistas cubanas logran su primera victoria

Las criollas discutirán el noveno puesto frente a Hungría tras disponer este lunes de la selección de Nueva Zelanda

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Ni el mítico Odiseo en su viaje de retorno a Ítaca padeció tantos infortunios como la delegación cubana que nos representa en el Mundial de Deportes Acuáticos, con sede en Shangai. Las aguas orientales se han mostrado turbulentas para nuestros navegantes, quienes untaron un bálsamo a sus heridas tras el reciente y único triunfo de las chicas del polo acuático este lunes frente a Nueva Zelanda (11-10).

Ahora las cubanitas irán mañana a discutir el noveno puesto contra Hungría. Tres fracasos, un empate y una victoria no dan para más. Pero hay que tener en cuenta el nivel superior de las rivales de turno y el tremendo esfuerzo de nuestro seleccionado, aunque con justificaciones no lograremos los goles.

Primero sucumbimos ante el empuje itálico (12-4), después, ante el evidente favoritismo local (19-6) y luego, para colmo de males, empatamos 9-9 con Sudáfrica. Así y todo, avanzamos a los cuartos de final como el mejor tercer lugar, pero nos tocó bailar una polka frente a las rusas y al final no cogimos el ritmo cuando intentamos plantar una rueda de casino (perdimos 26-4).

Por otro lado, el descalabro de las sirenas caribeñas del nado sincronizado (se fueron en blanco en las modalidades de solo, dúo y en el programa libre de duetos), así como el de nuestros estelares clavadistas certifican el ahogo cubano en las aguas del Gigante asiático.

Las fieras sin comida

El estadounidense Michael Phelps, conocido como el tiburón de Baltimore, no ha tragado un buen bocado aún en el actual Mundial. El mayor depredador de las piscinas del orbe (14 títulos olímpicos en solo dos ediciones) se tuvo que conformar con un pececillo bronceado en los relevos 4x100 metros estilo libre, al ver como lo superaban los conjuntos de Australia y Francia, por ese orden.

Por lo pronto, ya es un alivio para él haber clasificado a la final de los 200 libre junto a su compatriota Ryan —el cocodrilo— Lochte.

El «reptil» estadounidense fue declarado por la Federación Internacional de Natación (FINA) el mejor nadador de 2010, gracias a sus siete medallas en el Mundial de piscina corta de Dubai. En el teatro árabe, Lochte inauguró el listado individual de plusmarquitas mundiales después de la prohibición de los bañadores de poliuretano. Lo hizo en 200 y 400 metros estilos combinados, prueba que dominó con fenomenales (1:50.08) y (3:55.50), respectivamente.

De momento, es el único nadador que ha sido capaz de batir algún récord del orbe en una prueba individual desde que se prohibieron estos «supertrajes».

Sin embargo, ninguno de los dos cowboys acuáticos sale como favorito ante la lancha rápida germana Paul Biedermann. El alemán es el actual campeón y recordista del orbe en 400 y 200 metros estilo libre. Para aumentar el suspenso, también se echará el agua el campeón olímpico de Beijing 2008 en los 400 libres, Park Tae-hwan.

En tanto, el notición del Mundial acaeció este lunes tras la medalla de oro lograda por el brasileño César Cielo (campeón olímpico en 50 libres). El sudamericano se impuso al nadar en estilo mariposa una piscina completa en 23:10 segundos y mostró un extraordinario poder de recuperación psicológica después de su polémica y corta suspensión por dar positivo en un examen antidoping. Al final fue exonerado de culpas por las autoridades de la Federación Internacional de Natación.

China sigue comandando el medallero general con 11 medallas de oro, igual cantidad de plata y dos de bronce. Rusia se mantiene pegada en el segundo escaño (7-3-3) y Estados Unidos ya entró a la lucha al subir al tercer puesto (2-2-3).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.