Sin piernas, pero con corazón

El sudafricano de 24 años clasificó el pasado 19 de julio al Mundial absoluto, con tiempo de 45:07 segundos en la vuelta al óvalo, superior por medio segundo a su tope personal

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Viendo cómo se mueve nadie diría que lleva dos prótesis. Sus primeros pasos fueron sobre apéndices artificiales a base de fibra de carbono y aún hoy anda con ellos.

Aprendió a caminar con esos aditamentos y hace mucho que corre y ¡bien rápido! Cuando con tan solo 11 meses de edad le fueron amputadas ambas piernas, debido a una malformación degenerativa, nadie imaginaba que se convertiría en uno de los iconos más grandes del atletismo, no solo para personas con alguna discapacidad, sino también para atletas convencionales con plenas cualidades físicas, para todo el mundo.

Icono, no solo por sus registros y resultados, sino por su entrega, tesón y sacrificio.

Oscar Pistorius posee los récords mundiales en 100, 200 y 400 metros planos entre atletas que han sufrido una doble amputación, pero esa proeza parece cosa de muchachos si la comparamos con el notición que lo envuelve, desde hace algún tiempo, en el proscenio del deporte rey.

El sudafricano de 24 años clasificó el pasado 19 de julio al Mundial absoluto, en Daegu, Corea del Sur, merced a un tiempo de 45:07 segundos en la vuelta al óvalo, superior por medio segundo a su tope personal.

El registro certifica como el número 31 entre lo más destacado de la especialidad, de acuerdo con el escalafón mundial de 2011.

Solo 18 hombres poseen mejores tiempos, así que con un poco de esfuerzo pudiera pasar a semifinales en la cita coreana.

«He soñado mucho tiempo con poder participar en una competición importante y por eso es un gran momento de mi vida. Es un honor representar a mi país en un evento tan prestigioso», declaró Pistorius a la prensa.

Si bien estas piernas artificiales le permiten competir, su uso ha generado disímiles protestas entre varios deportistas y entrenadores. Algunos alegan que le dan ventaja sobre otros corredores. En el año 2007, la IAAF enmendó sus reglas de competición para prohibir el uso de «cualquier dispositivo técnico que incorpore resortes, ruedas u otro elemento que proporcione a quien lo usa una ventaja sobre los demás atletas».

Después de hacer un seguimiento al desempeño del superdotado corredor, usando cámaras de alta definición en las pistas y analizando la información obtenida, un grupo de científicos determinó que Pistorius gozaba de «superioridad» considerable sobre los atletas que no usan prótesis.

Basada en estos hallazgos, el organismo rector del atletismo a escala global declaró al sudafricano inelegible para competir en las pruebas de la federación, incluyendo los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Pero dando muestras de una voluntad inquebrantable, Pistorius apeló la decisión y finalmente el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) le autorizó a competir en la cita estival. Sin embargo, en esa ocasión no pudo alcanzar la marca mínima exigida para correr en los 400 metros lisos.

En cambio, ¡ahora sí! Pistorius será el primer atleta paralímpico que correrá en una cita para personas sin discapacidad, por lo que el hecho en sí ya es un encomiable resultado. Todo el orbe está con él porque es otro ejemplo fehaciente de que ninguna limitante física vence al corazón.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.