Trepidante corre-corre en séptimo capítulo rumbo al Mundial de atletismo

Jorge Fernández sacará la cara por Cuba en el disco y Carlos Véliz lo hará en la bala

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Generalmente, al avistarse objetos voladores no identificados, o incluso, cuando son bien reconocidos, la reacción más natural es salir corriendo. Y es que nadie se siente a salvo con el peligro latente de ser alcanzados por un proyectil. Hoy, en el séptimo capítulo de esta serie de trabajos rumbo al Mundial de atletismo, volarán jabalinas, balas, martillos, discos y por consiguiente, habrá un trepidante corre-corre, así que también analizaremos la prueba más esperada en la velocidad.

El lanzamiento de la bala anda liderado este 2011 por el canadiense Dylan Armstrong (22,21 metros). Detrás lanzan el bielorruso Andrei Mikhnevich (22,10) y tres norteamericanos: Adam Nelson (22,09), Reese Hoffa (21,87), y el campeón defensor, Christian Cantwell (21,87). El monarca olímpico, Tomasz Majewski, de Polonia, tratará de repetir o mejorar su disparo plateado del pasado mundial, a pesar de ubicarse séptimo en el top ten (21,60).

Aquí el cubano Carlos Véliz registra el noveno envío más destacado (21,40), pero el resto de la temporada no ha mostrado estabilidad sobre los 21 metros. Veremos si puede incluirse en la última ronda.

Jorge Fernández sacará la cara por Cuba disco en mano. Su lugar 21 este año (65,89) no augura un puesto en el medallero. El alemán Robert Harting, dorado en Alemania 2009 y sublíder en Osaka 2007, tira 68,99 (segundo en el ranking) y solo es superado por el húngaro Zoltán Kövágó (69,50).

Por su parte, el polaco Piotr Malachowski, plata en Beijing, es cuarto (68,49). El multilaureado estonio Gerd Kanter, segundo en Japón hace cuatro años y tercero en suelo germano, ancla octavo en el actual listado, merced a un tiro de 67,49.

Los martillazos vendrán más fuertes desde el brazo del ruso Aleksey Zagornyi, bronceado en Berlín, mandamás en 2011 con 81,73 metros.

No obstante, la fiera en esta disciplina es Primoz Kozmus. El esloveno ha dejado profundos huecos en el campo desde que en el penúltimo mundial, disputado en la capital finlandesa, ganara la plata. Después subió a lo más alto del podio en la Olimpiada del gigante asiático y en el Mundial berlinés. Ahora firma noveno, pero con su aval la cuestión va más allá de meros numeritos. El polaco Szymon Ziólkowski, plata hace dos años, tira para la octava posición (79,02).

Finalmente, en la jabalina, un extraterrestre comanda sin nadie que le haga sombra. El noruego Andreas Thorkildsen, rey mundial y olímpico, es puntero con el único lanzamiento por encima de los 90 metros este año (90,61). Pudieran importunarlo un poco el letón Vadims Vasilevskis (88,22), el ruso Sergey Makarov (87,12) y el alemán Matthias de Zordo (85,78).

El cubano Guillermo Martínez deberá echarle gasolina a su dardo si pretende que vuele más allá de los 86,41 plateados en tierras bávaras. ¿Podrá reeditar su hazaña?

Comienzan las carreras

Según el sitio oficial de la venidera cita cumbre del deporte rey, desde el mismo primer día se verá a los hombres más rápidos del mundo abriendo surcos en la pista coreana. Pocos, muy pocos, dudan de que el portento jamaicano Usain Bolt vuelva a dejar leguas de distancia entre sus más cercanos perseguidores y la estela supersónica que dibuja cuando trota, digo, cuando corre el hectómetro.

El campeón mundial y olímpico parece no conformarse con los tres récords universales bajo su firma (100, 200 y relevo corto) y aseguró ponerle nitro extra a su tanque en pos de nuevas conquistas.

Tyson Gay, el norteamericano tricampeón del orbe en 2007 (100, 200 y 4x100) y dueño del segundo crono más espectacular en la historia de la velocidad (9:69 segundos), no estará debido a una lesión.

El muchachón de 29 años parecía estar este 2011 más cerca que nunca de su sueño: convertirse en el humano más veloz sobre la faz de la tierra. Dos victorias sobre Bolt en 2010 auguraban un «sí se puede». Había cronometrado 9:79 y nadie volaba más rápido en la temporada. Hasta que apareció una lesión. Su cadera gritó ¡basta! en los trials de EE.UU. Al parecer, incluso su cuerpo simpatiza con Bolt, séptimo en el top ten de la IAAF (9:88).

Ahora la pelea debe decidirse entre compatriotas, pues Asafa Powell ostenta el mejor tiempo del año (9:78). Detrás ancla el también jamaicano Steve Mullings, quien se perderá la justa universal por sospecha de dopaje.

Otro a considerar es el jovencito galo Christophe Lemaitre, titular europeo en 2010 y décimo en la temporada (9:92), pero los correcaminos de Estados Unidos y Jamaica no deben dejarle ni las sobras.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.