Brasil gana el voleibol femenino, pero Cuba se planta - Deporte

Brasil gana el voleibol femenino, pero Cuba se planta

Las Morenas del Caribe dieron una verdadera demostración de garra y entrega hasta el último punto de un duelo épico, que favoreció a las favoritas brasileñas después de cinco sets y casi dos horas de batalla

Autor:

Raiko Martín

Con una mezcla de rabia y orgullo, las actuales Morenas del Caribe cedieron su corona continental. Y tan dignas como sus predecesoras, dieron una verdadera demostración de garra y entrega hasta el último punto de un duelo épico, que favoreció a las favoritas brasileñas después de cinco sets y casi dos horas de batalla.

La historia apuntaba a otro enconado pulso entre dos selecciones tradicionalmente temperamentales. Por eso resultó casi alarmante el desastroso 25-15 favorable a las sudamericanas en el primer parcial. Más que un castigo, fue un verdadero episodio de autoflagelación lo que vivieron las cubanitas, erráticas y nerviosas hasta puntos nunca antes vistos en este torneo.

Pero el llamado a la cordura desde el banquillo llegó como un bálsamo salvador. Poco a poco, las discípulas de Juan Carlos Gala comenzaron a entender que del otro lado de la net no había ningún equipo invencible, y que a partir de un saque más agresivo e inteligente, unido a una buena agrupación en el bloqueo, llegarían los  buenos resultados como el favorable 25-21 de la segunda manga.

Desde entonces los dos equipos, con altibajos desde ambos bandos, comenzaron a cruzar armas. Mientras se hacían notables las carencias de recursos en la retaguardia cubana, cada movimiento estratégico de Ze Guimaraes siempre tuvo como respuesta los excelentes bloqueos y pases de Yusidei Silié, los fortísimos ataques de Yoana Palacios y Kenia Carcasés, o los poderosos servicios de Gyselle de la Caridad Silva. A ellas se unieron los esfuerzos de Rossana, Ana Yilian y Emily para defender con uñas y dientes el reinado ganado dramáticamente hace cuatro años.

A base de coraje y talento, pudieron forzar un tie break después de que, a pesar de un esfuerzo infinito, cayeron en el tercer tramo por 21-25. Solo así se puede explicar la soberana paliza que soportó la nómina de lujo llegada desde el Gigante Sudamericano en un cuarto set que terminó «maquillándose» con otro 25-21 favorable a las cubanas.

Tal vez esos tantos cedidos en los finales del penúltimo parcial dieron al rival el oxígeno necesario para levantar su moral. Quizá la inexperiencia terminó pasando factura a alguna de las más jóvenes figuras del elenco cubano en los momentos decisivos. Pero aún así, las auriverdes tuvieron que poner sobre la cancha su mejor oficio para sentenciar el match con un 15-10.

Finalmente, regresarán nuestras nuevas Morenas del Caribe a casa con una medalla de plata en la que se mezclan la rabia y el orgullo. Más que doler, el resultado se antoja alentador y hace pensar que la corona fue solamente prestada.

Bronce hacia el norte

Minutos antes del crucial duelo entre brasileñas y cubanas, la representación de Estados Unidos se adueñó de las preseas de bronce al someter a su similar de República Dominicana, por 3-1 (23-25, 25-16, 25-20 y 25-19).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.