La caña ¿a tres trozos?

El equipo cubano demuestra su crecimiento a medida que avanza el calendario de la Copa Mundial de voleibol, y mucho influye en eso su buena preparación física

Autor:

Raiko Martín

A esta hora ya se sabe si ocurrió o no la hazaña. Si, porque cuando menos rozan la proeza los triunfos seguidos de la selección masculina cubana de voleibol frente a los favoritos Italia y Brasil, y sería un verdadero milagro si se completaba la barrida en la tercera ronda de la Copa del Mundo con una victoria frente al no menos potente elenco de Rusia.

Pero como en el momento de redactar estas líneas se desconocía el desenlace de este crucial duelo, con escenario en la ciudad japonesa de Hamamatsu, es mejor centrarse en los hechos que comenzaron a tejerse en la madrugada dominical con el necesario triunfo por 3-1 frente a los italianos.

Luego llegó la hora de enfrentar a los siempre temibles brasileños, acostumbrados a casi nunca —para no pecar de absoluto— perdonar nuestros despistes sobre la cancha. Y ellos también probaron el sabor de la derrota después de una lucha encarnizada de dos horas y que se definió con marcadores de 17-25, 25-22, 25-23, 20-25 y 15-12.

Rara vez los sudamericanos regalan a sus rivales 29 puntos por errores no forzados, pero ni eso empaña la faena de los dirigidos por Orlando Samuels, a quienes esta vez no les falló el tiro de gracia.

Como en la pasada Liga Mundial, el equipo cubano demuestra su crecimiento a medida que avanza el calendario, y mucho influye en eso su buena preparación física. Los notables despliegues de Fernando Hernández y Wilfredo León, autores frente a los brasileños de 22 y 16 puntos, respectivamente, no han mermado.

Además, aquellas tibias faenas de los centrales en el arranque ya tienen otra temperatura. Despertó Isbel Mesa con cinco bloqueos efectivos frente a Italia, y luego sumó otros seis contra Brasil.

En fin, un hipotético triunfo frente al equipo ruso pudiera ser la llave maestra para abrirnos las puertas hacia el torneo olímpico de Londres 2012.

Los rusos, actuales monarcas de la Liga Mundial, apenas han pifiado una vez en sus siete presentaciones. En la más reciente jornada sometieron a Argentina en sets corridos, con parciales de 25-23, 25-22 y 25-19.

En esa misma fecha, Polonia conservó su mínima ventaja en la cima de la tabla al barrer a Estados Unidos con pizarras de 25-15, 25-20, 25-18. A su vez, Italia conservó sus aspiraciones clasificatorias después de batir a Serbia por 3-1 (25-20, 25-18, 22-25, 25-20).

Por su parte, los iraníes evitaron la capitulación total de sus aspiraciones al liquidar a Egipto (25-18, 25-21, 25-15), mientras Japón alegró a sus parciales aventajando a China (25-23, 25-20, 26-24).

En el horizonte ya se asoma la recta final del certamen que despejará todas las incógnitas. Cada equipo asumirá en ella un reto diferente, pues si bien los cubanos intentarán mantener el buen momento frente a China, Egipto, y el menguado elenco estadounidense, los polacos se las verán con Italia, Brasil y Rusia, todos con grandes posibilidades de llegar hasta la cita estival londinense. Y el que ríe último…

Posiciones

1.Polonia (seis victorias y una derrota, 19 puntos), 2. Rusia (6-1, 18), 3. Brasil (5-2, 16), 4. Italia (5-2, 14), 5. Cuba (5-2, 14), 6. Irán (5-2, 12), 7. EE.UU. (3-4, 9), 8. Argentina (3-4, 9), 9. Japón (2-5, 8), 10. Serbia (1-6, 3), 11. Egipto (1-6, 3), 12. China (0-7, 1).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.