Bodas de oro, sin libras de más

El cercano torneo nacional de boxeo Playa Girón colmará las expectativas en las divisiones de 64, 69 y 75 kilogramos, donde Cuba no consiguió boletos olímpicos durante el Campeonato Mundial dirimido en Bakú, capital de Azerbaiján

Autor:

José Luis López

El torneo nacional de boxeo Playa Girón, uno de los más potentes del mundo por la cantidad de medallistas olímpicos y mundiales que tradicionalmente se presentan, celebrará sus «bodas de oro» desde el próximo día 10 en Pinar del Río.

En su edición 50, el certamen doméstico enrolará a más de 220 competidores, quienes cruzarán guantes durante siete días. Siempre habrá dos carteleras en cada jornada.

Por demás, la justa se torna inédita. Desde hace algún tiempo, la prensa especializada y muchos miembros de la familia del pugilismo insistían en un cambio de fecha, pues siempre se dirimía en el mes de enero.

Y para no afectarles a los atletas de la preselección nacional sus merecidos días libres de fin de año —que antes les «regalaban» algunas libras de más—, a partir de ahora siempre sonará el gong en diciembre.

Así, las mayores expectativas recaerán en las divisiones de 64, 69 y 75 kilogramos, en las cuales Cuba no consiguió boleto olímpico durante el Campeonato Mundial dirimido en Bakú, capital de Azerbaiján.

En los ligero-welters, el pinareño Roniel Iglesias, titular mundial en 2009, no debe afrontar problemas para acceder al trono, aunque tiene que cuidarse del santiaguero Antonio Bisset, su principal rival en los últimos torneos efectuados en la Isla.

Mientras, el habanero Emilio Correa (75 kg), subcampeón olímpico, buscará la revancha con el talentoso camagüeyano Ramón Luis, quien lo superó en el torneo por equipos.

Más cerrada será la convocatoria para el santiaguero Carlos Banteur (69 kg), también plata olímpica, pues quizá se cruce por el camino con el matancero Adrián Lescay, o con su coterráneo Arisnoide Despaigne, monarca nacional en la división mediana.

Los directivos y entrenadores cubanos han sido precisos en sus declaraciones: nadie tiene el puesto asegurado en ninguna de esas tres divisiones, en pos de buscar el añorado cupo hacia Londres 2012.

Favoritos en el horizonte

El monarca exponente, Santiago de Cuba, posee un equipo de «armas tomar», encabezado por Banteur y el bronce mundial José Ángel Larduet (91 kg). Este dúo será apoyado por los actuales titulares del patio Despaigne y Jorge Luis Mustelier.

Este último triunfó en 54 kilogramos y ahora competirá en 56, pero allí el favorito para alcanzar la corona será el pinareño Lázaro Álvarez, uno de nuestros dos monarcas en el último campeonato mundial.

Otro conjunto con aval para titularse será Camagüey, segundo en la pasada versión. Como carta de presentación, los agramontinos presentarán al campeón mundial Julio César La Cruz (81 kg), primero del ranking del orbe y favorito para ser elegido Atleta del Año en Cuba. También enviarán al encerado a Yasniel Toledo (60 kg), plata del orbe, y al titular panamericano Lenier Eunices Peró (91 kg).

La Cruz y Toledo no deben afrontar grandes dificultades para llevarse el cetro, en tanto ya se prevé otro atractivo pleito final entre Peró y el santiaguero Larduet.

Finalmente, la escuadra capitalina, bronce en 2010, también cuenta con el talento de sus jóvenes peleadores. Aunque ahora no estarán el subcampeón mundial crucero Osmay Acosta y el supercompleto Robert Alfonso, monarcas de la pasada cita, sí competirá Correa, junto al reaparecido Yampier Hernández (52 kg), bronce olímpico, y el mundialista Idel Torriente, quien de los 60 kilogramos ha saltado hasta los ¡75!

Entre los capitalinos también hizo el grado el mundialista Daniel Matellón (49 kg), de quien se espera una buena faena. Por el camino debe tener un cerrado pleito con el espirituano Yosvany Veitía, subcampeón panamericano.

Contra el olvido

La afición boxística espera que lleguen otra vez los buenos resultados internacionales de antaño, cuando los representantes cubanos literalmente «barrían» en eventos continentales y mundiales.

Por eso, ahora se extrañan púgiles como el campeón mundial Lorenzo Aragón, de Cienfuegos, quien tuvo una trayectoria excepcional en torneos Playa Girón. Imagínense que firmó diez títulos en ¡seis! divisiones diferentes.

Por su parte, el guantanamero Félix Savón, seis veces titular del orbe, obtuvo 13 coronas nacionales. En 11 quedó el gigante tunero Teófilo Stevenson, cuyos pleitos en casa frente al ya fallecido pinareño Ángel Milián todavía se recuerdan.

Igualmente, daba gusto ver en acción a los holguineros Mario Kindelán o Ángel Espinosa, así como los duelos entre el capitalino Maikro Romero, campeón olímpico, y el santiaguero Osvaldo Liranza, por solo citar algunos ejemplos.

Este año, el boxeo cubano evidenció una recuperación positiva, tras firmar tres preseas (dos de oro y una de plata) en el Mundial de Bakú, así como ocho títulos en los Juegos Panamericanos de Guadalajara.

Ahora, la meta de todos es conseguir los tres cupos restantes para intervenir con equipo completo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Así, este Playa Girón será un buen termómetro para calibrar cómo andan los muchachos actualmente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.