Barcelona empata 1-1 frente al Espanyol y se retrasa en la Liga Española

Ahora los catalanes están a cinco puntos del Real Madrid. Sin embargo, su técnico, Pep Guardiola, dice que aún queda mucho camino por delante

Autor:

Juventud Rebelde

El Barcelona pudo vencer en el tiempo añadido, si Piqué no hubiera estrellado el balón en el larguero, o el árbitro hubiese señalado penal por unas manos claras de Raúl Rodríguez en el posterior remate de Pedro. Pero lo cierto es que no mereció ganar ante un Espanyol que se hizo acreedor al resultado al desplegar un buen planteamiento de su técnico, Mauricio Pochettino.
En uno de los peores días que se recuerdan en la época Guardiola, el Barcelona mereció, como mucho, el empate que finalmente reflejó el marcador (1-1), pues el Espanyol hizo méritos de sobra para no perder.
Salió el conjunto blanquiazul tal como anunció Pochettino en la víspera: a buscar al Barca, y lo hizo desde la mismísima salida de balón de Valdés. Intenso, presionando muy arriba, robando rápido y lanzando la contra con un fútbol vertical, encontró su recompensa.
Asfixió al equipo de Pep Guardiola, con Forlín y Romaric trabajando a destajo, y le hizo perder el control del partido. Crearon varias ocasiones de gol, sobre todo en la primera mitad.
Verdú, pieza capital del ataque blanquiazul, tuvo la más clara a los cinco minutos de juego, en un doble remate. Valdés, primero, y Piqué, después, sacaron el balón bajo palos.
Luego llegaría un disparo de Sergio García, un par de acciones del Thievy y alguna llegada local más, sobre todo en unos minutos eléctricos justo antes de llegar al descanso. Sin embargo, al Espanyol le faltó pausa en la definición y, además, se marchó al vestuario con un inmerecido 0-1 en contra.
Un testarazo de Cesc al cuarto de hora tuvo la culpa. El de Arenys de Mar, que disfrutaba de su primer derbi como profesional, llegó desde la segunda línea para rematar con la cabeza un centro de Alves.
Cristian Álvarez se comió el balón. Al portero argentino le traicionaron los nervios en su primer derbi como titular. Tres minutos antes había pifiado a lo grande al regalar una pelota a Messi, que acabó en un gol de Cesc anulado por mano de la «Pulga» en el control.
En la media parte, Pochettino dio entrada Javi López por Weiss y adelantó la posición de Romaric, buscando dotar de más músculo el centro del campo. Sabía que su equipo no aguantaría el ritmo de la primera mitad y que el Barca no se podía permitir una segunda parte tan poco consistente como la primera.
Veinte minutos después, Romaric abandonaba el campo fundido y Pochettino iba a por el empate poniendo otro delantero, el joven Álvaro Vázquez.
Había pasado una hora y el Espanyol todavía aguantaba el tipo. Ni rastro del fútbol de seda del Barca. Ni rastro de Messi, intermitente en su juego, indolente en el repliegue, ausente en varias fases del choque. Si hoy el «crack» argentino hubiera dicho que tenía la gripe, todo el mundo le habría creído.
Xavi e Iniesta se buscaban en la línea de tres cuartos buscando darle algo de pausa al partido, un poco de aire a su equipo, pero casi nunca se encontraban.
Pese a la imagen desdibujada que estaba ofreciendo su equipo, Guardiola no movió el banquillo hasta veinte minutos antes del final. Pedro entró por Alexis y el canario asistió a Messi en la única ocasión que dispuso el argentino: un disparo que se estrelló en el palo.
A falta de cuatro minutos para el final llegó el cabezazo a gol de Álvaro. El estadio se vino abajo. Piqué y el árbitro no acertaron en la última jugada del partido. Y al Barca se le escapó hoy un pedacito de Liga.

Lo que dijo Guardiola

Pep Guardiola, entrenador del Barcelona, aseguró tras el empate en el derbi catalán contra el Espanyol (1-1) que «la distancia con el Madrid es importante, pero queda mucha Liga y muchos puntos, aunque llevan una trayectoria impecable y no será fácil recuperarlos».
El técnico catalán apuntó que la receta para superar esta situación es «mirarnos a nosotros mismos, continuar con las cosas que estamos haciendo bien y las que no, pues mejorarlas».
Guardiola ha pasado página tras el posible penal de Raúl Rodríguez por mano en el área en el tiempo añadido. «Hay que superarlo. Era penalti y no lo pitaron, pero un equipo como el Barcelona siempre debe superar este tipo de cosas. Es algo que no podemos controlar y solo debemos centrarnos en lo que sí podemos», comentó.
Cuestionado sobre el pobre papel de la estrella Leo Messi, el entrenador del Barcelona aseguró que el internacional argentino no acusó el desgaste del partido de Copa del Rey, donde actuó mermado por una gripe intestinal. «Jugó poco, veinte minutos, no es un tema de cansancio», dijo Guardiola.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.