El fútbol cubano tiene dos sueños para pelear - Deporte

El fútbol cubano tiene dos sueños para pelear

La selección femenina sub-20 ya conoce su destino en la final de CONCACAF rumbo al Mundial de la categoría. Mientras, las chicas de la escuadra sub-23 luchan por un boleto hacia los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Autor:

Raiko Martín

Poco después de dominar uno de los dos grupos clasificatorios del Caribe, la selección femenina cubana sub-20 conoció su destino en la final de CONCACAF rumbo al Mundial de fútbol de la categoría.

Según el sorteo, efectuado recientemente, las cubanitas fueron ubicadas en el grupo B del torneo que se disputará en la capital panameña entre el 1ro. y el 11 de marzo próximo. En esa llave también concursarán las anfitrionas junto a las representaciones de Guatemala y Estados Unidos.

La suerte puso en el otro apartado a Jamaica y Haití –los otros dos equipos caribeños- junto a las favoritas selecciones de México y Canadá.

Solo tres de los elencos concursantes avanzarán hasta el Mundial de la categoría, inicialmente programado para el verano en Uzbekistán, pero que por algunas dificultades organizativas pudiera trasladarse hacia Japón.

También en busca de un sueño andan las chicas de la categoría sub-23 que luchan por un boleto hacia los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Las dirigidas por José Luis Elejalde debutarán este jueves frente a Costa Rica, que junto a las haitianas y las anfitrionas canadienses forman el grupo A del torneo.

Dos días después, las cubanitas retarán a las locales, y cerrarán sus presentaciones preliminares el próximo lunes enfrentando a las haitianas.

Si logran ubicarse entre las dos mejores de la llave avanzarían a la semifinal cruzada del día 27 frente a sus pares del segmento B, compuesto por las selecciones de México, Guatemala, Estados Unidos y República Dominicana. Los equipos que salgan airosos en esa instancia se adueñarán de los dos únicos boletos olímpicos destinados a la CONCACAF.

Peligra la corona

En medio de tantos contratiempos, el Real Madrid intentó blindar su corona en la Copa del Rey, pero las intenciones no alcanzaron para detener el asedio de un Barcelona que, airoso por 2-1 en la ida, hace hueco en sus vitrinas para un nuevo trofeo.

Pretendió Mourinho una vez más descubrir el antídoto contra el equipo catalán, y la estrategia casi le funcionó los primeros 45 minutos. En ese lapso le sacó provecho a su diseño rocoso –dejó a Marcelo y Özil en la caseta- para cortocircuitar la circulación del balón en el mediocampo blaugrana, y se encontró con un «mediomerecido» gol de Cristiano Ronaldo que, visto el desenlace, no sirvió para reivindicar al portugués en el Santiago Bernabéu.

Pero los de Guardiola soportaron la presión inicial y aguardaron el mejor momento para encajar su estilete. Lo hicieron a la salida de un corner con un efectivo cabezazo de Puyol, y remataron la faena gracias a un quirúrgico pase de Messi a Abidal, que el francés glorificó llevando el balón hasta las redes.

Salvo un remate de cabeza de Benzema, que tropezó con el poste, no hubo noticias de la formación merengue, reconfigurada por obligación y elección, y aún sin lograr acercarse a la altura de su rival.

El próximo miércoles se presentará el Real Madrid en el Camp Nou con la eliminatoria cuesta arriba, y con su único lauro de la pasada temporada colgando de un hilo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.