Santiagueras mostraron pegada

Las chicas de Santiago de Cuba firmaron medallas en todas las divisiones: dos de oro,dos de plata y tres de bronce, para rubricar 62 puntos. Detrás se ubicaron La Habana(51)y Sancti Spíritus 42)

Autor:

José Luis López

CIEGO DE ÁVILA.— En una extensa jornada de 123 combates, pletórica de decisiones por pegada, Santiago de Cuba retuvo este jueves el título en el Torneo Nacional de Lucha Libre para damas, dirimido en la sala Córdova Cardín, de esta ciudad.

Las combativas chicas se granjearon el reconocimiento del público. Pero es válido reconocer la marcada diferencia existente entre el nivel técnico de las gladiadoras del equipo nacional y las que compiten por provincias.

Sin embargo, entre torsiones y pases atrás, las palmas para las santiagueras, quienes firmaron medallas en todas las divisiones. A saber, plasmaron dos de oro, dos de plata y tres de bronce, para rubricar 62 puntos. Detrás se ubicaron La Habana (51) y Sancti Spíritus (42).

Como se presagiaba, el pleito final más atractivo estuvo en los 55 kilogramos, peso en el cual se busca una chica para el torneo preolímpico de marzo próximo, en Orlando, Florida. Y el primer «agarre» fue para la habanera Idirmis Acea, quien signó su tercera corona tras superar por pegada a la espirituana Yamilka del Valle, primera mujer cubana en asistir a un Campeonato Mundial.

«Ella (del Valle) es muy experimentada, pero yo había entrenado fuerte. Para vencerla logré un buen agarre por debajo de las axilas, giré el tronco, la volteé y conseguí pegarla», aseveró Acea a JR.

En este certamen, dos luchadoras conservaron la corona de la pasada edición: la santiaguera Lisset Hechevarría (72 kg) y la habanera Aray Sanz (48 kg).
Lisset, campeona panamericana, apenas sudó la trusa. Cinco llegaron y cinco quedaron ante sus potentes tackles y volteos. Y en dos ocasiones superó a la tunera Yoenny Chapman, una en la eliminatoria del grupo y la otra en la final.

La propia Lisset dio cuenta de ello: «Acababa de llegar de Mongolia (intervino en el torneo de Ulan Bator), pero mis rivales aquí no eran de consideración».
Mientras, Sanz ganó por no presentación de la santiaguera Mairelis Ferrera.
Y en los 67 kilogramos, una «invitada» de lujo asumió el liderazgo: la cienfueguera Cándida de Armas, quien venía de los 72 kilogramos. En la final, venció 2-0 (1-0, 3-0) a la espirituana Claudia Casañas, basada en el desbalance y los pases atrás.

Las restantes monarcas fueron la santiaguera Harry Casero (51 kg), la avileña Yusmaris Sánchez (59 kg) y la guantanamera Yakelyn Estornell (63 kg).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.