Estados Unidos vence 4-3 a Cuba en tope beisbolero

Los norteños llegaron a La Habana el jueves por la mañana, pero en la noche jugaron sueltos sobre la grama del estadio Latinoamericano y se llevaron un peleado triunfo

Autor:

Juventud Rebelde

Con buen pitcheo y jonrón decisivo del cuarto bate Michael Conforto, la selección universitaria de Estados Unidos superó en la noche del jueves a la escuadra absoluta de Cuba, cuatro carreras por tres, en el primer partido del tope beisbolero con sede en el estadio Latinoamericano de La Habana. Así, Víctor Mesa debutó por la puerta estrecha como timonel del equipo nacional.

Los norteños marcaron todas sus carreras en el sexto episodio, cuando aflojó el abridor cubano Yadier Pedroso. El derecho de Artemisa sacó el primer out, pero luego permitió hit del noveno bate, Kyle Farmer, y le dio boleto al hombre proa, Trea Turner.

Ahí Víctor llamó al derecho Joel Suárez, uno de sus paños de lágrimas con Matanzas en la pasada Serie Nacional. El muchacho toleró un fly al jardín izquierdo de Johnny Field que adelantó a los corredores y luego boleó intencionalmente al tercer palillo, D.J. Peterson.

Ahí entró Norberto para lanzarle al zurdo Conforto, pero permitió jonrón con bases llenas y fue peor el remedio que la enfermedad.

Cuba descontó dos rayas en la parte baja del séptimo episodio, cuando Cepeda botó la pelota con «Pito» Abreu en circulación. Hasta allí llegó el abridor estadounidense, Jonathon Crawford, pero el relevista David Berg logró apagar el fuego.

Sin embargo, Berg se complicó en el octavo con el hit de Heredia y un error suyo en tiro a segunda base, tras el machucón de Rusney Castillo. Ahí Víctor jugó para el empate y sacrificó a Torriente.

Entonces todo el mundo imaginó un boleto intencional para Yulieski, pero los norteños fueron temerarios y optaron por lanzarle con la primera base desocupada. El propio antesalista espirituano se encargó de romper la estrategia con su cañonazo al jardín central, aunque el juego no se empató porque Rusney fue detenido en tercera, una mala decisión que a la postre costó el partido.

La amenaza de Cuba quedó trunca, pues seguidamente el cerrador Bobby Wahl ponchó a Despaigne y a «Pito» Abreu. Fue un cubo de agua fría.

Todavía los criollos amenazaron en el noveno, cuando Wahl le dio boleto a Cepeda abriendo la entrada. Entonces Víctor Mesa desechó el sacrificio y llamó a Bell por Pestano, pero el santiaguero fue dominado en línea al jardín izquierdo.

Luego, el camagüeyano William Luis salió de emergente por Arruebarruena y bateó para doble play. Fue una decisión polémica, pero comprensible, pues se trata de un tope y hay que probar a los «novatos».

La contradicción estuvo en no poner un corredor sustituto por Cepeda, cuando esa carrera significaba el empate.

Víctor sorprendió también con la alineación abridora, pues colocó a Rusney Castillo como primer bate, cuando ya el avileño parecía instalado en el tercer turno. En cambio, le regresó ese puesto a Yulieski.

Asimismo, Rusney defendió el jardín central y Heredia el derecho, a la inversa de lo que hicieron en la Serie Nacional. ¿Qué les parece?

En fin, lo cierto es que Cuba desaprobó el primer examen y mostró lagunas ante un pitcheo de velocidad (Crawford tiró hasta 95 millas). Veremos si Víctor sale el viernes con los mismos hombres, pues tiene la opción de probar a los 36 preseleccionados (debe inscribir 24 para cada partido). ¿Qué me dicen?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.