Oro de ojos rasgados

La pareja china de Chen Ruolin y Wang Hao alcanzó la medalla de oro en la plataforma sincronizada de estos Juegos Olímpicos, consolidando el dominio del gigante asiático en los clavados

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Hay países con tradición en determinados deportes. Algunos atletas destacan ablandando anatomías a puros mandarriazos, otros corren como demonios y hay quienes nadan como peces. Un par de naciones, quizás tres, descuellan por un movimiento deportivo mucho más amplio, cosechando medallas en varias disciplinas, asombrando y dominando, pero siempre emergen como potencia en una prueba en específico. China, por ejemplo, es clavados puros.

Cuando se divisan exponentes de ojos rasgados, allá en las alturas, solo queda cruzar los dedos y esperar a que resbalen y caigan. Si saltan ya no hay nada que hacer, el oro es seguro.

Para sustentar mi hipótesis (mía y de cualquier conocedor «amateur» del deporte, si es que existe tal denominación), el dueto de la tierra de la Gran Muralla, Chen Ruolin y Wang Hao consiguió el título en la plataforma de clavados sincronizados, correspondiente a los XXX Juegos Olímpicos, con sede en Londres.

Cinco ejecuciones precisas y confiadas, cuasi celestiales, recompensaron a la «dupla divina» con 368,40 tantos, calificada de invencible por todas sus rivales.

«La pareja china es demasiado fuerte para ser derrotada», se lamentó la veterana australiana Loudy Wiggins, quien concluyó cuarta junto a su compañera Rachel Bugg.

«Los clavados son un deporte para gente joven. El agua se siente como concreto cuando uno la golpea y el cuerpo necesita ser pequeño y compacto para poder soportarlo», agregó Wiggins, de 33 años, la competidora de mayor edad en esta prueba británica.

«Una puede ver a Chen y a Wang que estuvieron estupendas en su sincronización, en su ejecución, en sus entradas al agua... en todo. Realmente no pude hallarles alguna debilidad», sentenció Wiggins, quien ganó la medalla de bronce en esta misma prueba en los Juegos Olímpicos de Sydney en el 2000 y en Atenas 2004.

La pareja china, ganadora del Campeonato Mundial de la Federación Internacional de Natación (FINA) en 2011, fue claramente superior este martes. Solo un empujón o un infarto desde allá arriba podían evitar lo inevitable.

Las mexicanas Paola Espinosa Sánchez y su compañera novata Alejandra Orozco Loza negociaron la presea plateada, merced a un total de 343, 32 puntos.

La última ejecución (dos y media vueltas hacia atrás con un giro y medio) consolidó el lugar en el podio de las aztecas, quienes lucieron un bello traje morado.

Tras sus primeros dos saltos las mexicanas marchaban en séptimo lugar, acumulando 102 unidades, mientras que las chinas siempre se mantuvieron a la cabeza.

Pero ya en el tercer brinco el dúo tricolor impresionó a los jueces obteniendo 84.48 rayas, con un inverso de tres y media vueltas, lo cual las ubicó en segundo lugar de la competencia.

Por primera vez en la historia de sus participaciones olímpicas, la delegación mexicana logra dos medallas en esta disciplina luego de que ayer 30 de julio, la dupla de varones hiciera lo propio y alcanzara también el segundo sitio.

La medalla de bronce fue para la pareja canadiense de Roseline Filion y Meaghan Benfeito.

Chen y Wang se abrazaron tras el quinto y último salto, con las miradas puestas en la pizarra de calificación para confirmar su victoria, aunque ya era claramente predecible el resultado.

«Creo que esto, al final, es como una prueba normal de nuestros entrenamientos rutinarios. Se espera la victoria y por eso no me alegré demasiado», agregó Chen, ganadora de los clavados sincronizados desde la plataforma de 10 metros y los saltos individuales en los Juegos Olímpicos de Beijing 2000.

Hasta ahora, los clavadistas chinos se han adjudicado las tres medallas de oro que se han disputado en la justa bajo los cinco aros.

Las otras dos fueron en la prueba de trampolín sincronizado de tres metros para hombres y en los saltos sincronizados masculinos desde la plataforma.

El denominado «Equipo de Ensueño» asiático espera llevarse todos los títulos en los clavados durante esta lid.

El team mágico, cuyas mujeres han mantenido desde hace mucho tiempo el dominio en varias disciplinas deportivas, manda desde hace mucho en este deporte, pues ganó cinco medallas de oro en Sydney 2000, seis en Atenas 2004 y siete en casa cuatro años después.

Además, se llevaron todas las aureolas en el Campeonato Mundial de Shangai, el año pasado, y esperan tener un resultado similar en Londres.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.