Por el hueco de una aguja

El nadador cubano hizo historia este martes y se coló en la final de los 100 metros estilo libre con nuevo récord nacional

Autor:

Juventud Rebelde

Londres.— Entré furtivamente por la puerta de atrás en el Centro Acuático, porque intuía que Hanser García daría la sorpresa. Sucede que la natación olímpica es un evento «limitado» por la alta demanda y no basta con la credencial para poder pasar.

Pero ya sabe usted que los cubanos nos colamos por el hueco de una aguja. Así lo hizo este martes el propio Hanser, quien dio el batacazo y entró en la final de los 100 metros libres, con récord nacional de 48.04 segundos.

«Me sentí mejor en la noche que por la mañana y salí a buscar el resultado. Sabía que no contarían conmigo porque iba por el carril ocho y nadé sin mirar para los lados», comentó Hanser en la zona mixta del Centro Acuático, donde la gente lo miraba como quien descubre a un «marciano».

Como casi siempre, vino de atrás hacia delante, pues iba sexto a los 50 metros con un parcial de 23.40 segundos. Sin embargo, tuvo un gran remate y apenas entró después del estadounidense Adrian Nathan (47.97).

Así, la posibilidad de una medalla olímpica ya no parece un sueño irrealizable, pues Hanser logró el tercer mejor tiempo entre los ocho clasificados. El mejor fue el del favorito australiano James Magnussen (47.63), campeón mundial en 2011, quien dominó el primer heat de semifinales.

Por detrás del cubano quedó el brasileño César Cielo (48.17), medallista de bronce en esa distancia en Beijing 2008, así como el francés Yannick Agnel (48.23), la gran sensación de la natación olímpica en Londres hasta el momento. Asimismo, a la zaga entró también el canadiense Brent Hayden (48.21), quien había derrotado dos veces a Hanser este año en Europa durante el circuito Mare Nostrum.

Los restantes clasificados fueron el holandés Sebastiaan Verschuren (48.13) y el ruso Nikita Lobintsev (48.38).

Finales picantes

En las finales de este martes llegaron más sorpresas, sobre todo en la de 200 metros mariposa para hombres, donde el sudafricano Chad Le Clos marcó un tiempo de 1.52,96 minutos y remató al estadounidense Michael Phelps (1.53,01). Como en Beijing 2008, el bronce fue para el japonés Takeshi Matsuda (1.53,21).

Constituyó la primera derrota de Phelps en su prueba favorita, desde 2001. Sin embargo, halló consuelo después en el relevo de 4x200 metros libres, cuando Estados Unidos reeditó el oro de hace cuatro años y el Tiburón de Baltimore se convirtió en el único atleta de la historia con 19 medallas olímpicas.

La cuarteta norteña, integrada además por Ryan Lochte, Conor Dwyer y Ricky Berens, marcó un tiempo de 6.59,70 minutos. Detrás llegaron Francia (7.02,77) y China (7.06,30).

Otra prueba muy esperada fue la de 200 metros combinados para damas, donde la adolescente china de 16 años, Ye Shiwen, triunfó con récord olímpico de 2.07,57 minutos. En plata quedó la australiana Alicia Coutts (2.08,15) y el bronce fue para la estadounidense Caitlin Leverenz (2.08,95).

Ye Shiwen había sido noticia por su triunfo del pasado domingo en los 400 metros combinados, con récord mundial de 4.28,43 minutos. Pero lo bueno fue que tuvo un parcial espectacular en los últimos 100 metros (58.68), más rápido que el tramo final de Ryan Lochte en la prueba masculina. ¿Qué les parece?

Finalmente, en la cuarta final de este martes, la estadounidense Allison Schmitt dominó los 200 metros libres con récord olímpico de 1.53,61 minutos. Completaron el podio la francesa Camile Muffat (1.55,58) y la australiana Bronte Barratt (1.55,81).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.