¿El mal menor? - Deporte

¿El mal menor?

Los cuatro equipos emergentes de la fase eliminatoria serán asignados a cada uno de los grupos tan pronto se determinen los otros dos clasificados, en base a regiones geográficas y/o interés popular

Autor:

Raiko Martín

El anuncio oficial de los grupos del III Clásico Mundial de béisbol generó una estela de opiniones desde las más variopintas posiciones que habitualmente asumimos los cubanos para abordar todo lo relacionado con nuestro pasatiempo nacional.

La ubicación del equipo de la Mayor de las Antillas en el grupo A junto a los japoneses —monarcas de las anteriores versiones—, así como la obligación de jugarse el pase a la semifinal en Asia frente a los mejores exponentes de ese continente, preocupa a más de uno.

En contraste, otros agradecen que la selección antillana no fuera colocada en la llave C, bautizada como «la de la muerte» por la presencia en ella de representaciones de amplio historial como República Dominicana, Venezuela y la anfitriona Puerto Rico. Cuestión de gustos supongo.

Sin embargo, la mayoría coincide en que sobrevivir a la primera ronda no sería una utopía, aunque gran parte del optimismo quede colgado a la definición de la «cuarta pata de la mesa».

A todas luces, las hipótesis se reducen a tres variables si tenemos en cuenta que el elenco de Taipei de China, por historia, calidad y condición de sede, debe salir airoso en la tercera lid clasificatoria y, como lo indica la lógica, repita luego como anfitrión de Corea del Sur, Holanda y Australia, ya sembrados en la llave B del torneo asentada en la ciudad de Taichung.

Entonces, quedarían las opciones de Canadá y España —ya clasificadas— o Panamá, si en definitiva los canaleros imponen su condición de locales y su favoritismo sobre Colombia, Brasil y Nicaragua en la otra justa eliminatoria por celebrar.

Algo de luz sobre el tema se dejó entrever en la conferencia de prensa celebrada el pasado martes en un recinto aledaño al AT&T Park, de la ciudad de San Francisco, escenario de la fase final del certamen. Allí, Paul Archey, vicepresidente de operaciones internacionales de las Grandes Ligas estadounidenses y uno de los principales «arquitectos» del torneo, dijo que los cuatro equipos emergentes de la fase eliminatoria serán asignados a cada uno de los grupos tan pronto se determinen los otros dos clasificados, en base a regiones geográficas y/o interés popular.

La ambivalencia de la propuesta deja la puerta abierta a muchas interpretaciones para los organizadores, quienes ya se aseguraron de que la escuadra estadounidense jugara todos sus partidos en casa, y evitará hasta las instancias finales a los elencos asiáticos, sin duda, los de mejores resultados en los Clásicos anteriores.

Ahora bien, si seguimos atendiendo a la lógica, resultaría poco probable que enmarcaran a España en el grupo D junto a norteños, mexicanos e italianos, pues entonces quedarían los únicos países europeos unidos en una misma llave.

Tampoco sería muy atinado orquestar el grupo C en San Juan como un show completamente latino, pero ya sabemos que en este «negocio» hay intereses que pesan más que un matrimonio mal llevado.

En fin, cualquiera que sea la decisión y sus motivos, el equipo cubano debe estar extremadamente preparado para lo peor, pues todos los rivales intentarán alistar sus mejores armas para el combate.

Por cierto, este miércoles trascendieron los nombres de los 28 jugadores convocados para representar a Taipei de China en el torneo eliminatorio que comenzará el próximo 15 de noviembre. En el grupo aparecen 20 peloteros que juegan en la Liga Profesional del país, cinco que lo hacen en el béisbol rentado japonés y otro que se desempeña en las Ligas Menores de Estados Unidos.

Según el estratega Hsieh Chang-Heng, el grupo se concentrará a partir del 21 de octubre cuando concluyan las finales de la liga local, y tiene previsto celebrar al menos seis partidos de confrontación antes del certamen.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.