Carlsen cobra revancha en la Final de Maestros de ajedrez

El noruego Magnus Carlsen se llevó la victoria ante el italiano Fabiano Caruana en la Final de Maestros de Ajedrez

Autor:

Abdul Nasser Thabet

La segunda y definitiva fase de la Final de Maestros de Ajedrez, pactada en Bilbao entre el 8 y el 13 de octubre, comenzó este lunes con una vendetta empapada en sangre, pues Magnus Carlsen (2843 puntos Elo), el Mozart del juego ciencia, tomó desquite ante el italiano Fabiano Caruana (2772) mientras el resto de los contendientes se iban al descanso firmando la paz sin mucho alboroto.

La pugna entre estos dos monstruos andaba pareja a la altura del lance 49, pero un grupo de imprecisiones del chico del Mediterráneo inclinó la balanza a favor del noruego -líder del escalafón mundial-, quien aprovechó la gracia del primer movimiento para desguasar al bambino en un epílogo de dos peones y alfil contra alfil, finiquitado en 66 «trastazos» de una Defensa francesa.

El paisano de Américo Vespucio (primero en comprender que las tierras descubiertas por Colón formaban un nuevo continente) enchufó su brújula y navegó con suerte en Sao Paulo, Brasil, cuando en el pulso inicial de la lid desbaratara al niño genio del juego ciencia, haciendo un claro alarde de excelente forma deportiva.

Pero esta vez no pudo ante el hambre del ensimismado Carlsen, resuelto a limpiar su nombre y morder con la furia de un caimán en ayunas.

Por otra parte, el ruso Sergey Karjakin (2780) dividió con el armenio Levon Aronian (2821), conduciendo figuras claras, y Francisco Vallejo (2700), de España, firmó el armisticio ante el campeón Mundial, el indio Viswanathan Anand (2780).

Aun manchado con la tinta de su primera capitulación, Caruana domina la tabla general con 11 unidades, seguido del propio Carlsen (9) y Aronian (8) Después se ubican Anand (6), Vallejo (4) y Karjakin (4).

Recuerden que en este Grand Slam se aplica una vez más el sistema Bilbao de puntuación: tres «kilos» por encuentro ganado, uno por el empate y 0 por la derrota. Igualmente prima la regla Sofía, según la cual solo el árbitro tiene potestad para determinar si una partida es tablas, evitando los pactos entre jugadores.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.