La encrucijada de Elo - Deporte

La encrucijada de Elo

Este lunes Leinier Domínguez defendió nuevamente el puesto de copiloto del plantel San Petersburgo (2706), y entabló conduciendo piezas negras frente al ucraniano Alexander Areshchenko (2710)

Autor:

Abdul Nasser Thabet

«Sigue invicto», refieren los titulares de la prensa nacional acerca del loable desempeño del trebejista cubano Leinier Domínguez (2734 puntos Elo), durante la XXVIII edición del Campeonato Europeo de Clubes de Ajedrez, acaecida en Israel. Yo, no muy henchido, pero tampoco descontento, solo atino a sacar cuentas al término de cada partida, apelando a mis neuronas con Alzheimer —si de cualidades aritméticas hablamos—, pues el mejor exponente de Latinoamérica sigue restado unidades a su coeficiente, aun cuando muestra una soberana estabilidad entre los cerebros más lúcidos del mundillo de las 64 casillas.

Este lunes, en su cuarto cotejo, nuestro muchacho defendió nuevamente el puesto de copiloto del plantel San Petersburgo (2706) y entabló conduciendo piezas negras frente al ucraniano Alexander Areshchenko (2710), para contribuir al apuntalamiento de ese afamado club en la cima del evento.

Los campeones defensores vencieron al Tomsk-400 (2690) con marcador de 4-2, ratificando así su condición de favoritos, junto al Ashdod (2668), el Economist-SGSEU Saratov (2714), el Ugra (2706) y el SOCAR Azerbaijan (2747).

Los camaradas del güinero disfrutaron de la tremenda calidad de su hombre proa, el ruso Peter Svidler (2747), quien aprovechó la gracia del primer movimiento para disponer del ucraniano Ruslan Ponomariov (2735). También «vistiendo» el blanco ganó Nikita Vitiugov (2691) ante el moldavo Viktor Bologan.

El resto de los escuderos del San Petersburgo firmaron el armisticio sin susto ni corre-corre, tras la sabida ventaja.

Otros monstruos que en representación de varios equipos sobresalieron en la jornada fueron el búlgaro Veselin Topalov (2751), el estadounidense Gata Kamsky (2755), el ruso Alexander Morozevich (2758), el ucraniano Vassily Ivanchuk (2771), el húngaro Peter Leko (2734) y el norteamericano Hikaru Nakamura (2786), victimarios del checo Viktor Laznicka (2678), el polaco Mateusz Bartel (2635), el ruso Konstantin Landa (2641), el israelí Danny Raznikov (2465), el anfitrión Boris Alterman (2584) y el noruego Andreas Moen (2377), por ese orden.

Pueden ir guardando en sus «chismotecas» que el de mejor desempeño hasta la quinta ronda es Kamsky, dueño de números escalofriantes. El treintañero nacido en Rusia lleva cinco triunfos en idéntica cantidad de presentaciones y acumula 9,7 kilitos a su coeficiente.

Siguiendo con esta cuerda de sumas y restas de acuerdo al rendimiento, les cuento que Domínguez deja escapar 0,2 rayitas en esta lid, pues si bien no pierde ningún pleito hasta el momento, sus empates han sido ante adversarios de más bajo «intelecto» ajedrecístico.

Precisamente ese fue el laberinto matemático que nos dejó el notable físico estadounidense Arpad Emrick Elo —justo como sospechan, es de origen húngaro— quien desarrolló un sistema de estimación para calcular la habilidad relativa de los profesionales del juego ciencia.

Nada, que ganar casi siempre deja beneficios, pero igualar o ceder no resulta plausible cuando se cruza la barrera de los 2700 y se pugna con un rival de menos calibre.

Buenas olas en Mar del Plata

A la espera del término de la quinta ronda en el VII Torneo Continental de las Américas, con sede en Mar del Plata, cayó un notición inesperado a causa de la escasa diferencia horaria entre Argentina y nuestro país. ¡Aguántense que esto se pone cada vez más bueno!

Dos de los tres cubanos enrolados en la justa salieron airosos este lunes y continúan al frente de la tabla general. Lázaro Bruzón (2717), vigente monarca y aspirante a una de las cuatro plazas en disputa para la Copa Mundial venidera, apabulló con figuras claras al argentino Pablo Ricardi (2505) y ya archiva cuatro «golpizas». Solo aflojó ante su compatriota Isán Ortiz (2579), a quien «abrazó» manejando piezas negras en la fecha anterior.

Precisamente Ortiz se impuso conduciendo trebejos oscuros frente a Leonardo Tristán (2442), también de la tierra del Che. Mientras, Yusnel Bacallao (2580) acordó la paz con el estadounidense Robert Andrew Hungaski (2451).

Así, el cuarto mejor trebejista de este lado del Atlántico mantiene la punta del campeonato con 4,5 rayas, acompañado del propio Isán, el peruano Julio Granda (2647) y el venezolano Eduardo Iturrizaga (2639) .

Como siempre he dicho, Bruzón no le da tregua a nadie, pues con los débiles hace la tarea y frente a «gigantes» guapea sin sustos y con el pecho erguido. A este paso termina la competición con récord personal. ¿Qué piensan ustedes?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.