Segundo triunfo cubano en gira asiática

El equipo cubano volvió a derrotar a una selección de peloteros que juegan en la Liga Profesional de Taipéi de China, y que no conforman la selección nacional de ese país que buscará su boleto al venidero Clásico Mundial

Autor:

Raiko Martín

Me declaro entre los menos seguidores de la televisión, a veces por mi escaso tiempo, casi siempre por cuestiones de gusto. ¡Pero como extrañé la señal en el dichoso aparato durante las primeras horas de este martes! Lamentablemente, no se pudo transmitir el tercer juego del equipo cubano de béisbol en Taipéi de China, y todos nos quedamos con las ganas de ver el giro radical de nuestros peloteros, vencedores por 14-7 sobre una selección de jugadores que animan la Liga Profesional de esa nación asiática.

Así, no hubo más remedio que rastrear la vasta red de redes en busca de los escasos detalles que trascendieran a las estadísticas del partido, el último por aquellos lares.

De ellas se desprende que los dirigidos por Víctor Mesa se desperezaron en el cajón de bateo, al punto de conectar 16 imparables, incluidos tres cuadrangulares. Después de dos madrugadas penando nuestras carencias ofensivas, el «banquete» daba como para empacharse.

Claro, que a falta de pruebas visibles, queda la caprichosa duda sobre la calidad del pitcheo ahora enfrentado. La alineación local fue casi la misma, pero esta vez solo actuó uno de los cuatro lanzadores que trabajaron en el duelo previo ante similar oponente, definido por la mínima diferencia. En total, por el box de los anfitriones desfilaron ocho serpentineros, y solo uno pudo redondear una entrada de actuación sin que le marcaran carreras.

No obstante, enhorabuena para el despertar ofensivo del equipo cubano, liderado por un Alfredo Despaigne más que oportuno. El jardinero granmense —colocado como cuarto madero— empujó seis anotaciones, conectó cuadrangular y doble, y fue seleccionado otra vez como el Jugador más valioso del enfrentamiento.

Esta vez Víctor se decantó por una variación casi absoluta en su propuesta abridora, y esa es otra arista aplaudible. Malleta ocupó el primer cojín, José Miguel Fernández el segundo, Yordan Manduley se encargó del campo corto, y Yulexis la Rosa se puso los arreos. A su vez, Yasmani Tomás tuvo su oportunidad en el jardín derecho, y Yurisbel Gracial encontró acomodo en la pradera central.

De los nuevos regulares, solo La Rosa se quedó sin activar su casillero de hits. Malleta aprovechó la oportunidad y disparó un vuelacercas, mientras que Rusney Castillo, como recambio, también mandó la pelota más allá de los límites.

El matancero Gracial, su coterráneo y camarero Fernández y el antesalista espirituano Yulieski Gourriel, fueron otros destacados con el madero en ristre, al apuntarse dos hits cada uno.

Desde el box, la actuación no fue tan hermética como en las dos presentaciones anteriores. El abridor fue Odrisamer Despaigne, quien durante cuatro entradas soportó siete de los 12 imparables rivales  y permitió tres anotaciones. Las otras carreras fueron a las respectivas cuentas de Yoanni Yera (2), Pablo Millán Fernández (1) y Vladimir García (1), mientras salían ilesos Norberto González, Darién Núñez y Leandro Martínez.

Y para no ser menos en un amanecer tan diferente, la hasta ahora inmaculada defensiva se convirtió en el lunar de la actuación cubana, a partir de las pifias de Malleta, Gracial y el propio Odrisamer.

Ahora el grupo se trasladará hacia Japón, donde sostendrá los días 16 y 18 otros dos partidos frente a una selección de peloteros de la Liga Profesional de la Tierra del Sol Naciente.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.