Una fiesta única en el mundo

Con la participación de glorias deportivas, niños, jóvenes, ancianos y personas con alguna discapacidad, se realizó este sábado el Maracuba en los 169 municipios del país

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Entre tanta gente resaltaban ellos, diferentes como dos copos de nieve, distantes, con más de medio siglo y un mar entero entre ambos, pero unidos por una misma meta, una misma ilusión. Estaban muy cerca, casi tocándose, mas no se encontraron en esa amalgama de piernas multiformes y sudorosas. Ella, joven, pausada, cubana, de tan solo 14 años y apenas incursionando en estos trotes. Él, intrépido, sonriente, mexicano, sin una pizca de achaque ni dolor tras 71 años cumplidos y una década participando en el Marabana-Maracuba, que este sábado celebró su XIV edición.

A Cristina se le desborda la gracia única de la juventud. Después de cuatro kilómetros completos entre jadeos y tropezones, parece lista para otro corretaje. «En realidad participo por primera vez, nunca había estado en una manifestación así, con cientos de personas a mi alrededor, riendo, corriendo por el solo hecho de divertirse, pasarla bien, encontrarle otro sentido a la vida, salir de la rutina. Leí la convocatoria por la versión digital de Juventud Rebelde –“mira tú que casualidad”- dijo con los ojos abiertos mientras saludaba a unos amigos en patines.

«De ahora en lo adelante creo que no faltaré, es muy excitante. ¡Imagina cuando lo diga en la escuela!, nadie me lo va a creer», exclamó.

En tanto, para Julio, oriundo de Monterrey, la percepción es completamente distinta, pues ha corrido en varias partes del mundo desde los 56 años. «Venir a Cuba siempre es un regocijo inmenso. Esta es mi décima incursión en el Marabana-Maracuba y pienso repetir hasta que se me acaben las fuerzas. En todo este tiempo he hecho 212 maratones, pero ninguno como el de de la Habana, confesó bajo el sol capitalino, rayando las 10:00 de la mañana.

«Precisamente es eso lo que diferencia a esta fiesta del pueblo. Yo he contado con el privilegio de presenciar otros maratones del mundo, pero el nuestro es especial, imagen viva de la personalidad del cubano, su idiosincrasia, solidaridad, sentido de la camaradería», explicó Carlos Gatorno, director del proyecto.

«Aquí se viene a disfrutar, en un ambiente multiplicado en los 169 municipios del país, en cada zona rural y urbana. Todos pueden participar, el único requisito vigente es tener voluntad», concluyó.

Los eventos saludan el Día Nacional de la Cultura Física y el Deporte, el Día Internacional del Estudiante, el cumpleaños 90 de la FEU, y los aniversarios de la Fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana.

Este domingo, a las 7:00 a.m. arrancará el Marabana, también en el Paseo del Prado, entre las calles Teniente Rey y San José, con un exhaustivo programa que comprende las clásicas media maratón y la carrera de 42 kilómetros con 195 metros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.