¿Dónde está la magia? - Deporte

¿Dónde está la magia?

El equipo de Brasil, hasta ahora desconocido por medio mundo, cerró las inscripciones para la III edición del Clásico Mundial de béisbol. Queda ahora por ver el destino que tomarán las cuatro selecciones que se montaron al tren

Autor:

Raiko Martín

Yo, incrédulo «profesional» y escéptico hasta el sol de hoy, no tengo más opción que la de reconocer cuán equivocado estaba. Vamos, que a pesar de tantas escaramuzas frustradas, seguía —y sigo— soñando con la participación cubana en un mundial de fútbol. Pero, a fuerza de tener que poner una y otra vez los pies sobre la tierra, veía esa posibilidad tan remota como la clasificación de Brasil a un Clásico Mundial de béisbol.

Y ya ven, sucedió. Por increíble que parezca, un puñado de brasileños, hasta ahora desconocidos por medio mundo —entre los que me incluyo—, construyó la proeza. Lo hicieron con una humildad impresionante y una autoridad fuera de todo cuestionamiento. Se creyeron superiores, y lo fueron, a todos sus rivales, sin detenerse en el favoritismo de unos anfitriones panameños con muchos «grandesligas» en nómina, ni en el hecho de la sobrada calidad de cada tropa «enemiga».

¿Cuestión de suerte? No lo creo. Lo que pareció un giño de la fortuna durante su debut contra los canaleros, se convirtió luego en la certeza de que el Gigante Sudamericano ha dado con la tecla del crecimiento, y no solo económico.

A golpe de vista, el elenco brasileño se asemejaba a un grupo de nativos, en su mayoría de ascendencia japonesa, aparentemente lejos de la jerarquía de su manager. Pero que Barry Larkin, un ex pelotero que ya prestigia el Salón de la Fama del béisbol estadounidense, haya decidido hacerse cargo del equipo verdeamarelho, daba una pista sobre el posible nivel de sus pupilos.

Una revisión más profunda ofrece otros detalles. Si bien es cierto que el receptor Yan Gomes es el único de ellos que ha sido capaz de llegar hasta las Grandes Ligas, también es una realidad que muchos de sus compañeros vienen puliendo, desde hace algunos años, su talento en diferentes instancias del béisbol profesional de Japón y Estados Unidos.

Entonces, más que la disciplina y el respeto por el juego —heredado de sus ancestros— que impresionó a Larkin a su llegada hace tres años, pesa el camino «recorrido» fuera de casa, donde por ahora el béisbol es solo practicado con cierta seriedad en muy pocas ciudades.

Solo así se explica que hayan sido capaces de batear con soltura frente a lanzadores de experiencia en la Gran Carpa, y que sus pitchers apenas permitieran tres anotaciones en todo el torneo, por solo citar dos ejemplos elementales. O que el jovencito de apenas 19 años Thyago Vieira, haya soportado la enorme presión que se le vino encima cuando todo el estadio deliraba ante la posibilidad del empate panameño, y en un alarde de ecuanimidad y talento sellara la hazaña ponchando a bateadores del calibre de Carlos Lee y Rubén Sierra.

No estamos frente a un milagro, y sí ante una estrategia bien pensada, que ya empieza a rendir frutos. Ni Barry Larkin es mago, ni sus jugadores han salido de la chistera. Simplemente juntos, han puesto sobre el diamante un espejo ante el que, en algún momento, habrá que detenerse a meditar.

Todos a bordo

Con la clasificación de Brasil se cerraron las inscripciones para la III edición del Clásico Mundial de béisbol. Queda ahora por ver el destino que tomarán las cuatro selecciones que se montaron al tren, desde igual cifra de torneos previos.

No pocos medios de prensa han insistido en que los sudamericanos aterrizarán sobre la superficie del Hiram Bithorn, de San Juan, sede del denominado «grupo de la muerte» por incluir además a los equipos de Venezuela, República Dominicana y el anfitrión Puerto Rico.

De ser así, y atendiendo a que Taipei de China ya era sede del grupo B, quedarían las selecciones de Canadá y España como únicas candidatas para completar las llaves A y D. En la primera ya aparecen inscritas la anfitriona selección de Japón, junto a las de Cuba y la República Popular China. En la otra, con asiento en Estados Unidos, ya fueron enmarcados mexicanos, italianos y locales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.