Un niño que asusta al ogro

El noruego Magnus Carlsen desbarató el récord histórico de Gari Gasparov (2851 puntos de Elo) durante el Clásico de Londres

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Hoy hablaremos de hombres y de niños, de milagros, marcas míticas, historia, de un futuro tan inminente como asombroso —no hay que ser Nostradamus para pronosticarlo—, de un récord destrozado y otros por caer. Todo en poco espacio, apretado, como sardinas en lata, pero con el compromiso que entrañan las grandes cosas, esas proezas que nunca pasan inadvertidas y quedan en el recuerdo, por siempre.

Se llama Magnus Carlsen, noruego, de apenas 22 años y el mundo todo metido en un bolsillo, gustoso de tener dueño y disfrutar de cada romance suyo con los trebejos. Hoy rivaliza, desde la distancia y sin tablero de por medio, con un monstruo retirado, su mentor y amigo además. Un ogro salido de un cuento de horror.

Gari Kasparov no necesita presentaciones, no precisa elogios, su solo nombre habla y aturde. Sin embargo, poco a poco su leyenda va dejando espacio al sustituto, y hoy, justo a esta hora, el niño genio del juego ciencia aparece como el máximo responsable de la caída de una plusmarca antológica, estratosférica: 2851 puntos de coeficiente Elo. Se dice y no se cree.

Carlsen usó de trampolín el Clásico de Londres para sumar 2863 unidades y fijar un nuevo tope. Ayer nadie soñaba con los 2800; hoy 2900 puntos no parecen una quimera, al menos no para él.

El monarca del reino de Caissa lleva cinco victorias y un armisticio durante seis presentaciones en la lid inglesa, y a falta de tres jornadas todavía puede subir de piso. ¿Qué me dicen?

Kasparov encabezó el ranking universal de forma casi continua desde 1986 hasta su retiro en 2005, alcanzando en julio de 1999 ese bestial promedio ya mencionado. Magnus domina desde mediados de 2011, pero anteriormente solo había abandonado la cima en contadas ocasiones y por poco tiempo desde que instauró su mandato en 2010.

Le queda mucho por delante; apenas es un crío y ya muchos lo visten con el traje de mejor exponente del mundo. Pero a «papá» nadie le ha quitado la corona —me refiero al indio Viswanathan Anand (2775), vigente campeón del orbe—, y aunque el noruego no pretende disputársela, al menos por ahora, debido a su inconformidad con el vigente sistema de enfrentamientos para llegar a la discusión del cetro, muchos creen que puede destronar al «tigre de Madras». Hasta el momento un solo récord ha caído. ¿Lloverán otros bajo su firma?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.