El sable viene bajito - Deporte

El sable viene bajito

Pese a las anunciadas ausencias de sus estrellas «internacionales», el elenco nipón muestra una sólida escuadra de probada calidad

Autor:

Raiko Martín

Al equipo de Japón le teme todo el mundo y ese miedo no es gratuito. Viene precedido por los inobjetables títulos conquistados en las únicas dos ediciones del Clásico Mundial de béisbol, y en la capacidad probada de armar un sólida escuadra, aunque no estén disponibles aquellos actualmente enrolados en las Grandes Ligas estadounidenses.

Para algunos, las anunciadas ausencias de sus estrellas «internacionales» restan potencia al elenco nipón. Sin embargo, no son pocos los analistas que las asumen como una ventaja, teniendo en cuenta que estas figuras tienden a no seguir el ritmo de trabajo de sus compañeros.

La mayoría de los expertos se inclinan a pensar que será el diestro Yu Darvish el que más se extrañe dentro de la nómina, aun cuando tampoco hayan aceptado la invitación notables lanzadores como Hiroki Kuroda y Hisashi Iwakuma. Si hay un área en la que sobre talento dentro, esa es la de los lanzadores.

De el icónico Ichiro Suzuki se echará de menos la experiencia y su halo mediático, pero los entendidos señalan al menos cinco jardineros con la capacidad de batear, correr o defender con tanta o mayor calidad que él.

Reportes de prensa dan cuenta de que es la zona de poder en la alineación lo que más preocupa al manager Koji Yamamoto. Finalmente, parece no estar recuperado de una reciente operación el tercera base Takeya Nakamura, líder de jonrones en la Liga del Pacífico en cuatro de las cinco últimas temporadas.

Su reemplazo ideal debe ser el receptor y capitán Shinnosuke Abe, quien estuvo a punto de ganar la Triple Corona en la Liga Central. Habrá que ver como evoluciona de la lesión que le impidió jugar contra Cuba en la reciente serie amistosa. Las otras variantes disponibles serían el jardinero Sho Nakata —casi siempre designado— o el antesalista Suichi Murata, quien fue el cuarto bate del equipo ganador en el Clásico anterior.

También los «desplantes» del torpedero Hiroyuki Nakajima y el segunda base Kensuke Tanaka —ambos negociando su salto a las Grande Ligas—, pudieran parecer un problema si las alternativas no fueran tan buenas. Para cubrir el segundo cojín están Yuichi Honda, ganador del Guante de Oro, o el veterano Hirokazu Ibata. Y del campo corto se encargaría Hayato Sakamoto, quien tuvo una campaña espectacular bateando 311 de promedio, con 14 jonrones y 69 empujadas.

Como primera base casi todos señalan al experimentado Atsunori Inaba —olímpico en 2008 y campeón en el anterior Clásico—-, aunque existen algunos de mayor poder que pudieran adaptarse a la posición. La antesala parece destinada al más defensivo Nobuhiro Matsuda, mas la potencia de Murata pudiera cambiar los planes.

En los jardines la competencia es brutal. Yoshio Itoi, Katsuya Kakunaka, Yohei Oshima, Hisayoshi Chono —los cuatro jugaron contra Cuba— y Seiichi Uchikaw, se pelearán los tres puestos disponibles. Todos batearon por encima de 300 durante la más reciente temporada, en la que tres de ellos ganaron el Guante de Oro en sus posiciones.

La convocatoria librada esta semana por Yamamoto está compuesta por 34 jugadores, de los que se escogerán los 28 definitivos. De ellos 16 son lanzadores, cinco de los cuales —y no precisamente los más encumbrados—, ya se enfrentaron a los bateadores cubanos.

Como sus predecesores, el estratega escogió a 13 pitchers que son, o fueron en algún momento abridores. Su idea es que «cada lanzador que entre en relevo tenga la preparación necesaria para trabajar tantas entradas como sean necesarias y no solo una o dos, como ocurre con los relevistas naturales. En un torneo corto como el Clásico Mundial, este detalle puede marcar la diferencia entre el triunfo y la derrota».

En total, 15 de los ahora preseleccionados enfrentaron hace menos de un mes a los discípulos de Víctor Mesa en la serie de preparación, cuando se vio que, aún sin afilar, el sable de los Samuráis cortaba. Y mucho.

Receptores: Shinnosuke Abe (Yomiuri), Ryoji Aikawa (Yakult), Ginjiro Sumitani (Seibu); jugadores de cuadro: Shuichi Murata (Yomiuri), Hayato Sakamoto (Yomiuri), Hirokazu Ibata (Chunichi), Takashi Toritani (Hanshin), Atsunori Inaba (Nippon Ham), Nobuhiro Matsuda (SoftBank), Yuichi Honda (SoftBank), Kazuo Matsui (Rakuten); jardineros: Hisayoshi Chono (Yomiuri), Yohei Oshima (Chunichi), Yoshio Itoi (Nippon Ham), Sho Nakata (Nippon Ham), Seiichi Uchikawa (SoftBank), Ryo Hijirisawa (Rakuten), Katsuya Kakunaka (Lotte); lanzadores: Toshiya Sugiuchi (Yomiuri), Tetsuya Utsumi (Yomiuri), Tetsuya Yamaguchi (Yomiuri), Hirokazu Sawamura (Yomiuri), Daisuke Yamai (Chunichi), Kazuki Yoshimi (Chunichi), Takuya Asao (Chunichi), Kenta Maeda (Hiroshima), Takeru Imamura (Hiroshima), Atsushi Nomi (Hanshin), Kazuhisa Makita (Seibu), Hideaki Wakui (Seibu), Tadashi Settsu (SoftBank), Kenji Otonari (SoftBank), Masahiko Morifuku (SoftBank) y Masahiro Tanaka (Rakuten).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.