Azuzaron el panal - Deporte

Azuzaron el panal

Este martes los dirigidos por Lázaro Vargas se soltaron a batear frente al pitcheo de Villa Clara en el capitalino estadio Latinoamericano, mientras que en el indómito Guillermón Moncada, los «acelerados» Indios de Guantánamo se ensañaron con el staff santiaguero

Autor:

Raiko Martín

Durante la noche del martes la presente Serie Nacional vivió sus dos primeros nocaouts, acontecidos en emblemáticos parques. En el capitalino estadio Latinoamericano los dirigidos por Lázaro Vargas se soltaron a batear frente al pitcheo de Villa Clara, mientras que en el indómito Guillermón Moncada, los «acelerados» Indios de Guantánamo se ensañaron con el staff santiaguero.

Pero esta última paliza a las Avispas orientales, diezmadas por las más disímiles razones, tuvo respuesta en la tarde del miércoles, cuando los dirigidos por Evenecer Godínez afilaron sus aguijones, y picaron como nunca antes habían hecho en este inicio de campaña.

Cuerpo a cuerpo avanzaron los dos rivales gracias a las loables faenas de Alberto Bicet —tiró todo el tiempo— y José Moulín, hasta que este último abandonó la lomita en el quinto episodio, y su rescatista no pudo impedir la mínima ventaja de los anfitriones.

Pero fue el séptimo el inning de la rebelión santiaguera, desatada por el cuadrangular de dos carreras del experimentado Pedro Poll. Después de eso, cuatro relevistas guantanameros intentaron infructuosamente de detener la hemorragia que desencadenó la muerte de los locales en la octava entrada.

Fue apenas el tercer triunfo de los santiagueros, todavía anclados en el fondo de la tabla. Pero por la forma y el paso del rival —líderes y ganadores de nueve partidos seguidos—, constituye un soplo de autoestima para la otrora «Aplanadora» que vive sus horas más bajas.

De no haber sucedido, todo el protagonismo se lo hubiese llevado el equipo de Pinar del Río, que aprovechó su condición de local para terminar de barrer a la tropa de Granma. Aun así, el bateo vueltabajero sigue en terapia intensiva, con apenas cinco imparables durante el duelo. El gran mérito fue —además del buen trabajo del abridor Julio Alfredo Martínez— lo oportuno del hit de Peraza, el doble de Lázaro Blanco y el fly de sacrificio del novato Luis Pablo Acosta.

También destacable entre los desafíos vespertinos fue la lechada con que pintó Sancti Spíritus el Palacio de los Cocodrilos matanceros. El internacional Ismel Jiménez logró «diluir» los cinco imparables yumurinos para apuntarse su quinto juego iniciado, cubrir por segunda vez todo el trayecto y archivar su tercer triunfo en el torneo.

Por su parte, Isla de la Juventud resistió el postrer embate del anfitrión Camagüey para, sorprendentemente, seguir respirándoles en la nuca a los punteros. En el Cándido González se vivió un noveno inning de infarto, cuando a un out del triunfo Yaisel Mederos estropeó el juego salvado a Danny Aguilera con un triple que puso a los suyos a solo una carrera del empate. Para suerte de los pineros, Miguel Ángel Lastra dominó en elevado a Dari Bartolomé y la sangre no llegó al río.

Por lo demás, los monarcas avileños siguen montados en el cachumbambé de los resultados y cedieron en sus predios, donde el cienfueguero Duniel Ibarra llegó a siete salvados. Asimismo, los Leñadores tuneros desempolvaron las hachas para burlar la escoba de Mayabeque, mientras que los artemiseños regresaban al peor de los caminos.

Al finalizar el tope entre Villa Clara e Industriales que se disputaba al cierre, se completarían las cuatro primeras subseries del calendario, y ya ven cuántas sorpresas se recogen en la tabla de posiciones.

Tablas de estadísticas

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.