Talento, halones y pega-pega

Comenzó este lunes el campeonato nacional de lucha libre para mujeres en Ciego de Ávila. Este miércoles saltarán los hombres al colchón

Autor:

José Luis López

CIEGO DE ÁVILA.— Como una «radiografía» del pasado campeonato nacional de lucha libre para mujeres, transcurrió este lunes en la sala Córdova Cardín de esta ciudad la jornada de apertura de la presente edición: las gladiadoras de la preselección cubana impusieron una vez más su mejor arsenal técnico ante las chicas de provincias, y a (casi) todas las vencieron por pegada.

De las 24 peleas efectuadas, nueve terminaron por esa vía, aunque al irse eliminando las más inexpertas en el camino hacia las medallas, los duelos entre las consagradas sí tuvieron otro matiz y levantaron al graderío.

A saber, en la final de los 51 kilogramos, la capitalina Idilmis Acea quería adicionar ahora un oro al título signado en la pasada edición en los 55. Y lo consiguió tras vencer 2-0 (1-0, 1-0) a la santiaguera Harry Casero, monarca anterior de esta categoría.

Acea negoció ese par de puntos con la técnica de pase atrás. «Me apoyé en mi velocidad, esperando el momento preciso para hacer una buena presa en el agarre de su pierna», comentó a JR. Sus dos combates anteriores los había solventado con sendas pegadas. Aquí, los bronces fueron al aval de la tunera Yudisleidis Cabrera y la guantanamera Yanela Bordato.

Mientras, en los 59, el triunfo correspondió a Yaquelín Stornell (GTM), quien al igual que Acea, había ganado el año pasado en la división inmediata superior (63 kg) y tampoco recibió puntos en contra. En pos del cetro, se deshizo 2-0 (1-0, 5-0) de la santiaguera Lisandra Ramírez, sacándola de la zona de combate y aplicándole un rápido desbalance, sumado a un pase atrás. Yusnary Sánchez (CAV) y Francheska Pérez (MAY) terminaron terceras.

«La estrategia fue moverla sobre el colchón para intentar un efectivo tackle (agarre de pierna) que es mi técnica preferida. Y lo logré. El primer período fue flojo, pero en el segundo ya estaba más caliente y me empleé a fondo», aseveró Stornell.

Entretanto, la división de 67 kilos contó con solo cuatro competidoras, y la cienfueguera Cándida de Armas, quien en diciembre combatió en los 72 kilos durante la Gala de Campeones, retuvo su corona al ganar dos peleas por pegada y otra muy cerrada por 2-1 (1-0, 1-4, 5-4) ante la santiaguera Aliuska Mustelier, a la postre, dueña del bronce. El segundo puesto lo aseguró la anfitriona Yudari Sánchez.

Finalmente, la avileña Lilianet Duanes superó 2-0 (4-0, 2-0) a la capitalina Yarisel Veliz y se ciñó el cetro, en la categoría de 44 kilogramos, en la cual solo compitieron ellas dos. ¿Qué me dicen?

Hoy cierra el torneo femenino con acción en las divisiones de 48, 55, 63 y 72 kilogramos, y la presencia, entre otras, de las campeonas panamericanas de Guadalajara 2011, Katherine Videaux (63 kg) y Lisset Echevarría (72 kg). Mañana saltarán los hombres al colchón.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.