¿La balanza está inclinada?

La final de la Liga Superior de Baloncesto estará animada por los dos mejores conjuntos del país: Capitalinos y Ciego de Ávila. Se han enfrentado en 56 ocasiones, con saldo de 29 victorias para los Búfalos y 27 al resguardo de La Giraldilla

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Esta vez no hubo casualidades de ningún tipo. Tampoco nada de buena o mala suerte o guiños del destino. La final de la Liga Superior de Baloncesto (LSB) estará animada por los dos mejores conjuntos del país, los más laureados, los más seguidos, los que más tensiones y espasmos provocan. Ajuste el marcapasos. Capitalinos y Ciego de Ávila sirven desde hoy el show.

Empero, amén de las expectativas, nuestro estadístico Benigno Daquinta advirtió —con las mañas que solo traen la sapiencia y los años de estudio— un detalle que pudiera complementar ese necesario librito que llevamos siempre a cuestas muchos de los amantes del deporte.

Resulta que el pasado sábado, tras su victoria casi agónica frente a Camagüey  —que por cierto, me recordó una de esas gastadas películas en las que el protagonista casi resucita al final de la golpiza, para de un tirón rematar al villano, cuando recuerda a su mancillada novia—, los Búfalos avileños se convirtieron en el primer equipo en la historia de la LSB que participa en ocho finales consecutivas.

Sin embargo, el presente —si hacemos caso omiso al pasado, cosa que no recomiendo— señala como favorito al plantel de la Habana, encargado de barrer a Santiago de Cuba y, por ende, más descansado, además de alardear de tener la mejor banca del país. Si a ello le sumamos que los discípulos de Miguelito Calderón ganaron este año a Arlen Alorda y Alexis Lavastida, mientras los actuales campeones perdieron, por diferentes motivos, a cuatros de sus integrantes de la nómina de la pasada edición y a su refuerzo cienfueguero Robersy Jova, la balanza se inclina sin miramientos.

Para colmo de males, Joan Luis, «La Mole», Haití está lesionado, y cuatro activos del banquillo fueron titulares del reciente torneo nacional juvenil —muchachos de garantizado futuro, mas, sin experiencia alguna—. No sé qué piensan ustedes, pero la lógica me obliga a tomar partido, aun corriendo el riesgo de cogerme el dedo con la puerta. Claro, seis títulos «rumiantes» aderezados con ocho discusiones de coronas al hilo,  echan a un lado el raciocinio más sensato.

Apartando favoritismos y pronósticos, ambos equipos son los máximos exponentes de las LSB y se han enfrentado en 56 ocasiones, con saldo de 29 victorias para los Búfalos y 27 al resguardo de La Giraldilla. Entonces, en una cosa sí deben concordar todos: el espectáculo está garantizado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.