Voy a entregar el corazón

El lanzador pinero Raicel Iglesias puede parecer muy joven pero registra números impresionantes y apuesta por no defraudar a  los aficionados cubanos en el III Clásico Mundial

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud. — Los aplausos no dejaban lugar a dudas, a la grama salía Raicel Iglesias Travieso, joven lanzador de 23 años, quien no defraudó a su pueblo y a strike limpio salvó su sexto juego de la temporada, el que le dio el boleto al equipo Isla de la Juventud para la segunda fase de la LII Serie Nacional.

Tras el último out, el público saltó al terreno del Cristóbal Labra para abrazar a sus héroes y entre el ajetreo, euforia colectiva y felicitaciones, JR dialogó con Raicel, uno de los cuatro atletas que este territorio aporta a la selección cubana al III Clásico Mundial.

Así se conoció que solo lleva tres temporadas con la camiseta de Los Piratas, empezó como abridor y a partir de la necesidad de reforzar los relevos para la presente campaña, asumió el rol —y de qué manera—, «esa era una debilidad del equipo y parece que lo hago bien porque ahí están los resultados», dijo.

«La meta era clasificar y lo logramos, es un orgullo para mí y para mi familia haber salvado el juego que le dio el pase a la Isla a la segunda etapa», comenta el espigado muchacho que al cierre de la primera etapa registraba números sorprendentes.

Datos oficiales revelan que en 53,2 entradas ha propinado 50 poches, permitido solo 35 hits, diez dobles, un triple y un vuelacercas; tiene un promedio de carreras limpias de 1.68 al tiempo que le batean para 192 de average.

El esfuerzo del joven por aportar a los triunfos pineros lo hizo merecedor de un espacio en la selección nacional con vistas al III Clásico Mundial, decisión que desató alegrías en su familia, amigos y el pueblo de la Isla de la Juventud.

«Es un honor representar a Cuba en el evento más relevante del béisbol en el mundo y pondré todo mi empeño para no defraudar la camiseta.

«Dedico mucho tiempo a la preparación, siempre entro al box pensando en dominar al bateador, me enfoco en la zona de strike y como todos trato de que no bateen, no solo me baso en la velocidad, también tengo otras armas que me reservo».

Foristas de estas páginas en la web y otros «conocedores» —en Cuba todos saben de pelota— apuntan que Raicel está «muy verde» para grandes lides; sin embargo, fue su desempeño en la lomita el que atrajo la mirada de expertos hacia su figura.

«Todo tiene una primera vez, hoy muchos no me conocen o nunca me han visto lanzar, es lógico que todavía tengo que pulir algunos aspectos técnicos y madurar como lanzador, pero eso se logra con práctica y juego, sobre todo enfrentándome a peloteros de calidad, creo que esta es mi oportunidad de demostrar y voy a poner el corazón», dijo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.