Lo que mal empieza…

Hasta el momento, ha sido favorable el balance cuantitativo de los cinco partidos previos celebrados por el equipo cubano en tierras asiáticas

Autor:

Raiko Martín

Fukuoka.— Después de su más reciente presentación, el equipo cubano desembarcaba en esta ciudad en medio de grandes expectativas entre sus habitantes. Poco a poco, la urbe más importante de la parte austral del archipiélago nipón se va moviendo al ritmo del III Clásico Mundial de béisbol, que descorrerá aquí sus cortinas el próximo sábado.

Hasta el momento, ha sido favorable el balance cuantitativo de los cinco partidos previos celebrados por el grupo en tierras asiáticas, pues el cerrado triunfo por 3-2 conseguido frente al equipo Tigres de Hanshin, animador de la liga profesional japonesa, rompió el momentáneo equilibrio.

De lo sucedido en Osaka frente a los felinos, hay cosas destacables. Y otras no tanto. Como de lo malo se sale primero, hay que decir que una vez más el abridor cubano duró mucho menos que los 65 lanzamientos que se permitirán durante la primera fase del inminente torneo.

Por fortuna, la segunda línea minimizó los daños sufridos por Odrisamer Despaigne en el mismo capítulo inicial, frente al equipo que el día anterior sometió a la escuadra nacional japonesa.

En lo que va de acondicionamiento, Ismel Jiménez ha iniciado dos desafíos, mientras que Freddy Assiel Álvarez, Yadier Pedroso y Despaigne uno per cápita. Y entre todos han permitido 18 de las 27 carreras que le han fabricado al equipo cubano, y todas ellas han sido limpias.

En contraste, hablar de la oportunidad de Frederich Cepeda resultaría desandar por caminos trillados en lo que va de gira preparatoria. Sí habría que reconocer el mérito de José Dariel, quien impulsó con un fly de sacrificio la carrera definitoria. Cuando menos, hizo lo mínimo indispensable para concretar su misión, algo que en reiteradas veces no ha sucedido con los hombres que han empuñado con corredores en posición anotadora.

Es cierto que diez imparables pueden ser suficientes para más registros, pero lo fundamental es saber que casi todos los regulares han demostrado capacidad de chocar con efectividad la pelota. Y jugar sin errores a la defensa, siempre es un plus para las posibilidades de éxito de cualquier equipo.

Hoy los discípulos de Víctor Mesa tuvieron un primer acercamiento a la superficie sintética del estadio que acogerá las acciones del grupo A del Clásico, algo que previamente hicieron las representaciones de Brasil y Japón.

En la madrugada de este viernes —hora de Cuba— el grupo asumirá su última escaramuza frente a los Halcones de Softbank, el equipo que representa a esta ciudad en la liga rentada, y uno de los principales protagonistas de esta en sus últimas ediciones.

Tal vez el alto mando cubano prefiera no enseñar mucho en el lugar de los hechos, toda vez que el objetivo más inmediato no será el triunfo, sino arrancar con buen pie el torneo sometiendo al elenco de Brasil.

Los sudamericanos aprovecharon su primer entrenamiento  sobre la grama del Yafuoko! Dome para estirar los músculos, ensayar tiros a las diferentes bases y diversas situaciones de juego. Su mentor, el ex grandes ligas estadounidense Barry Larkins, ha expresado la confianza en que sus jugadores salgan al terreno sin mucha presión, pues nadie los da entre los grandes favoritos para avanzar a la siguiente ronda.

Así jugaron

Los titulares ante los Tigres de Hanshin fueron: Guillermo Heredia CF (5 turnos-3 hits), José Miguel Fernández 2B (4-1), Yulieski Gourriel 3B (4-1), Frederich Cepeda BD (3-2), José Dariel Abreu 1B (3-0), Alfredo Despaigne LF (3-1), Yasmani Tomás RF (4-0), Eriel Sánchez C (3-0) y Erisbel Arruebarruena SS (4-2)

También tuvieron acción Yosvani Peraza (1-0) y Andy Ibáñez, sin comparecencias al cajón de bateo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.