El corazón en un cuerno

La final de Liga Superior de Baloncesto echó por tierra los pronósticos de casi todos. Ahora los ex favoritos Capitalinos deambulan con el corazón fuera del pecho, bien ensartado en un cuerno de los búfalos avileños.¿Podrán los habaneros lidiar con tanta presión?

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Cuando Ud. lea estas líneas ya habrá sucedido, o no. La final de Liga Superior de Baloncesto echó por tierra los pronósticos de casi todos los especialistas y fanáticos. Ahora los ex favoritos Capitalinos deambulan con el corazón fuera del pecho, bien ensartado en un cuerno de los búfalos avileños.

Un cubo repleto de agua fría aguardaba en la sala Giraldo Córdova Cardín a la hora de redactar el presente artículo, goteando, helado hasta el último átomo de hidrógeno y oxígeno. Los actuales campeones nacionales estaban a un suspiro de finiquitar la proeza, cuando muy pocos entendidos apostaban por ellos debido a la superioridad manifiesta de sus contrincantes en la banca y el tabloncillo, así como recientes bajas que diezmaron sus filas.

Pero, más allá de lo sucedido el jueves —sin restarle importancia al resultado, claro está—, ¿conoce Ud. cómo se han comportado el resto de las discusiones de títulos entre los dos mejores conjuntos del país?

Según los libritos de nuestro estadístico Benigno Daquinta, la Ramón Fonst alberga cuatro sonrisas con firma habanera y ocho con tinta avileña. Carretera adentro los giraldillos acumulan siete triunfos, al tiempo que sus rivales archivan seis.

En la Liga 2007-2008 Ciego de Ávila ganó los dos primeros encuentros en la capital, cedieron otro par en casa, para después rematar y llevarse la corona en el quinto desafío.

La serie siguiente presenció otras dos victorias al hilo en el mismo inicio. Mas, esta vez fueron los habaneros quienes cogieron cajita en fiesta ajena. Como saben, por esa época se pactaban cinco peleas, y con semejante pizarra era más que evidente la oportunidad capitalina. Sin embargo, el corrientazo fue tremendo después de tres embestidas consecutivas y otra corona con tarros —juro que no existe matiz despectivo alguno en mis palabras.

Ya en 2009-2010 la Fonst presenció la división de honores, para disfrutar de lejos cómo sus hijos se imponían en el tercer mano a mano, cedían el cuarto y celebraban el quinto con vítores de reyes.

El último de estos espectáculos culminó tras el único festín habanero con carne de res. Así, saborearon paleta y pierna en la Fonst, ayunaron en la Cardín y se atracaron otras dos veces de vuelta a casa.

Es fácil sacar la cuenta: Capitalinos 1-Ciego de Ávila 3. Casualmente el mismo marcador de la presente porfía. ¿Podrán los muchachos del "Oso" Williams lidiar con tanta presión?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.