¿Una mala sinfonía?

Tras cuatro rondas completas en Abierto Mexicano de ajedrez, seis cubanos están ubicados entre los puestos ocho y 13, todos con 3,5 unidades. Carlsen perdió su primera partida en el Torneo de Retadores y cedió la cumbre de la lid

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Tras cuatro rondas completas, el Abierto Mexicano de ajedrez, con sede en la ciudad de Puebla, muestra a seis cubanos ubicados entre los puestos ocho y 13, todos con 3,5 unidades.

La cima está ocupada por el Gran Maestro (GM) polaco Bartlomiej Macieja (2630 puntos Elo), y sus homólogos Alejandro Ramírez (2535), de Estados Unidos, y Juan Carlos González (2527), de México, invictos con cuatro rayas.

Podríamos decir que el jueves simpatizó bastante con los antillanos, pues en términos generales la cosecha fue provechosa: seis victorias, igual número de tablas y una derrota. Mas el saldo no rindió para posicionar a ninguno de los nuestros en la punta del certamen.

Así, el GM Jesús Nogueiras (2493) dividió con negras ante su par norteamericano Alexander Onischuk (2663), mientras lo imitaban Diasmany Otero (GM y 2471), Lelys Martínez (GM-2459), la Gran Maestra Femenina (GMF) Yanira Vigoa (2319), y Yuri González (GM-2525). También pactó el armisticio la Maestra Internacional Femenina (MIF) Roquelina Fandiño (2067).

Mientras, Aramis Álvarez (GM-2500), Sandro Pozo (GM-2485), Aryam Abreu (GM-2477), Luis Manuel Pérez (GM-2415), el Maestro Internacional Rodney García (MI-2385) y la GMF  Maritza Arribas (2321) salían airosos. El único traspiés de Cuba corrió a cargo de la MIF Zenia Corrales (2168),

Ahora Álvarez amasa el octavo asiento, seguido por Nogueiras (puesto nueve), Pozo (10), Abreu (11), Otero (12) y Martínez (13).

González ancla en el cojín 18, Pérez descansa en el 21, Rodney sujeta la plaza 24, Arribas es la 27 mejor ubicada, Vigoa amaneció en el escaño 28, Fandiño tiene el lugar 67 y Corrales el 82.

Los milagros ocurren

Luego de tanto alboroto, pronósticos adelantados y hasta apuestas a la ciega, medio mundo —incluyéndome, lo confieso— cayó en depresión con la noticia. El prodigio noruego Magnus Carlsen (2872) perdió su primera partida en el Torneo de Retadores y cedió la cumbre de la lid a solo dos fechas del epílogo.

Su «Coco» fue Chuky, no el de la famosa película de terror, sino un ucraniano que cuando recuerda su genio (acudo a todas las acepciones de la palabra) no cree en niños adelantados ni en vaticinios de Oráculos improvisados. Vassily Ivanchuk (2757) contó con la gracia del primer movimiento y realizó lo ¿imposible? Le sobraron 90 lances de una Siciliana para cambiar la historia, tal vez no la suya —le es virtualmente imposible alcanzar el cupo disponible en la justa para retar al campeón mundial—, pero sí la del Mozart del juego ciencia, un jovencito que estaba —o está— llamado a destronar al indio Viswanathan Anand (2784).

Magnus guarda 7,5 kilos y se ve superado por el ruso Vladimir Kramnik (2810), propietario de ocho puntos que pueden hacerle ver por tercera vez al Tigre de Madrás en medio de una batalla por la corona.

El monarca del orbe en 2006 descuartizó al armenio Levon Aronian (2809), quien tuvo una repentina recaída en la novena ronda y desde entonces chapotea en un pantano, aunque salga mañana con el cartel de tercer mejor ubicado (6,5 unidades). ¿Podrá Carlsen ganar dos cotejos seguidos mientras Kramnik entabla o pierde al menos uno?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.