Un poema para el romántico - Deporte

Un poema para el romántico

Leinier sumó su victoria número cuatro, esta vez ante el ruso Alexander Morozevich

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Confieso que el titular se lo tomé «prestado» a uno de los tan activos y polémicos foristas de nuestra página web. El usuario en cuestión bromeaba mientras refería: «toda una poesía le dedicó Leinier al más romántico de los ajedrecistas». No pude encontrar otra metáfora, pues Domínguez (2723 puntos Elo) le recitó un par de versos al ruso Alexander Morozevich (2760) y sumó así su victoria número cuatro en siete presentaciones durante la cuarta parada del Gran Prix.

Lo digo sin tapujos ni temor a equivocarme: esta viene siendo la presentación más impresionante del güinero en toda su carrera deportiva. No se asombren si nuestro muchacho continúa repartiendo golpes en la ciudad griega de Salónica.

El jueves despertó con un cubano inspirado y sin miedo —recuerden que el coeficiente promedio de la justa ronda las 2750 unidades—, por lo que llevar piezas blancas supuso otra pequeña ventaja. Su rival de turno, apodado así por utilizar aperturas clásicas y en desuso— no pudo imaginar tanta lucidez antes de caer tras 42 movimientos de una apertura Española, variante Cerrada.

Quién iba a olfatear tamaña reacción después de aquel tropezón en la primera jornada ante Gata Kamsky (2741). Por cierto, el estadounidense —zaguero en el capítulo «piloto» de la serie, celebrado en Tashkent, Uzbekistán— también ganó y aseguró la cima de la tabla general del evento, merced a seis puntos.

Ya ven, los dos últimos en la etapa inicial ahora comandan en Grecia. Cosas del juego ciencia y antojos de Caissa, musa de los trebejos.

Les cuento que el mejor exponente de la actualidad nacido en América ha sumado 22 rayas en el escalafón «en vivo», una lista especializada en los vaivenes diarios entre los ajedrecistas del club de los 2700, y ahora ocupa el sitial 16. Mañana, cuando la FIDE actualice su ranking mensual, no saldrán estas «libritas» adicionales, mas sí los cuatro puntos que obtuvo en el Memorial Capablanca.

Entonces, sus 2727 unidades tendrán que hincharse en julio, por lo que es casi oficial el nuevo récord latinoamericano. Tal vez no ronde las 2745 que hoy ostenta, quizás caiga en dos de las tres fechas restantes del Grand Prix —algo improbable según el buen tino que ha mostrado—, puede que siga escalando… pero de cualquier forma el tope es casi seguro. Yo solo me adelanto.

Para calzar mi hipótesis les traigo un par de detallitos. El sábado Domínguez vestirá el negro ante el bambino Fabiano Caruana (2774), y si le da una estocada guardará exactamente 4,3 monedas en el bolsillo. Después conducirá piezas claras frente al ruso Alexander Grischuk (2779), un monstruo que de salir herido le reportará 4,4 rayas. En el epílogo tendrá delante al genial Veselin Topalov (Bulgaria-2793) y la sonrisa significará 5,9 bocados para su estómago. Si el cubano cede perderá esos mismos dígitos.

Según mis cuentas, siendo totalmente pesimista, dos derrotas —las más caras— le restarían diez rayas, por lo que terminaría con 2735, superando así su tope oficial de 2734. ¿Qué me dicen?

Volviendo a los resultados del jueves, no asombra que un solo encuentro terminara igualado. A fin de cuentas, semejantes «ogros» nunca están satisfechos con los armisticios y generalmente salen a comer o a ser comidos. Fueron Grischuk y Caruana los únicos en paz entre tanta sangre. El ruso Peter Svidler (2769) atravesó a Vassily Ivanchuk (2755), de Ucrania —lleva cinco descalabros—; Kamsky venció al norteamericano Hikaru Nakamura (2775); el francés Etienne Bacrot (2725) dispuso de Topalov, y el ucraniano Ruslan Ponomariov (2742) se aprovechó de Rustam Kasimdzhanov (Uzbekistán-2699).

Después de Kamsky, dueño de 6 unidades, aparecen Leinier (5,5); Caruana (5,5); Grischuk (4,5); Kasimdzhanov (4); Ponomariov (4); y Svidler, Bacrot, Topalov y Morozevich, todos con 3,5. Nakamura acumula 3, e Ivanchuk 1,5.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.