Villa Clara a un paso de la final - Deporte

Villa Clara a un paso de la final

El equipo naranja se impuso cerradamente en el quinto juego de su duelo frente a Cienfuegos, mientras que Matanzas logró equilibrar su pulso con el elenco espirituano

Autor:

Raiko Martín

SANTA CLARA.- En un dramático duelo convertido en el primer extra inning de la postemporada, el equipo de Villa Clara complació a sus miles de seguidores que poblaron las gradas del estadio Augusto César Sandino de esta ciudad, al triunfar frente al elenco cienfueguero en el quinto partido de una de las serie semifinales de la 52 Serie Nacional.

Fueron casi cinco horas de un intenso pulso que concluyó en el décimo capítulo, cuando el santiaguero Edilse Silva, quien ha reforzado muy bien a la novena anfitriona, impulsó la anotación que definió el desafío.

Sin dudas, el jardinero indómito fue en la tarde noche dominical el hombre grande de la tropa ganadora, pues conectó de 5-4 con par de dobles, y empujó tres de las cuatro anotaciones de los suyos.

La primera de ellas la propulsó con doblete en la cuarta entrada frente al internacional sureño Norberto González, quien hasta entonces había logrado sortear, con problemas pero sin daños, el tercio inicial de partido.

Mientras, en la trinchera enemiga el también zurdo Yasmani Hernández Romero se excedió en el trabajo y tuvo que abandonar en el principio del quinto capítulo por llegar al límite de lanzamientos permitidos.

Su relevo, el diestro Yosvani Pérez, no pudo contener a la artillería de los Elefantes, y el enmascarado Lednier Ricardo, otro de los destacados del partido, acortó distancias con cañonazo impulsor.

A partir de entonces, el pleito tomó un ritmo trepidante, y la adrenalina se trasladó del diamante al graderío y viceversa. Ya a la altura del séptimo episodio ambos managers habían echado mano a lo más sano de su segunda línea de pitcheo, y los locales habían retomado la ventaja de dos gracias al segundo biangular de Silva en la jornada.

Fue entonces que el relevista naranja Diosdani Castillo equivocó el lanzamiento, y Ricardo no le perdonó el desliz. La conexión, que encontró un corredor en circulación, hizo volar la pelota más allá de la cerca del jardín izquierdo, y la balanza encontró su punto de equilibrio.

Todo lo que vino después se diluyó en intentonas fallidas, pues ninguno de los dos equipos logró dar el batazo oportuno para quebrar el abrazo. Los números finales fueron elocuentes: Cienfuegos dejó 13 corredores en bases y Villa Clara ¡18!

Lamentablemente, tanta tensión acumulada se canalizó de la forma menos adecuada. El punto de ebullición se superó en el principio de la novena entrada, cuando el árbitro Osvaldo De Paula decretó out el intento de robo de tercera base ejecutado por el corredor emergente Lázaro Rodríguez.

La airada protesta del asistente cienfueguero Bárbaro Marín fue castigada con su expulsión, y muchos tuvieron que poner de su parte para evitar que la reacción del manager Iday Abreu –también enviado a las duchas- tuviera mayores consecuencias.

A duras penas se lograron contener los ánimos para proseguir el juego hasta su emocionante decisión, que comenzó a gestarse con el boleto a Andy Zamora. El timonel Ramón Moré no se lo pensó dos veces para ordenar el sacrificio de Manduley, y luego del fallo de Danel Castro, el alto mando rival respondió con el boleto intencional al siempre peligroso Ariel Borrero.

Pero Duniel Ibarra, el mejor rescatista de la temporada y en acción desde mediados del octavo inning, no estaba en su noche. Y tras bolear a Yeniet Pérez, soportó el metrallazo definitorio de Silva que hizo estallar el graderío.

La frustración en las filas de los perdedores tuvo un efecto desproporcionado, y sus directivos tomaron la desacertada decisión de ausentarse de la posterior conferencia de prensa, olvidando así el compromiso con el espectáculo y faltando a su obligación de respetar el trabajo de los medios de comunicación y el interés de los miles de aficionados que a lo largo de todo el país esperaban por las valoraciones de parte de los protagonistas del encuentro.

Ojalá que las autoridades del béisbol cubano sepan actuar con firmeza y tomar las medidas necesarias para evitar que situaciones como esta vuelvan a repetirse en lo que queda de campaña, y en campeonatos venideros.

Matanzas remonta su serie

Otra vez frente a su público, nuevamente impulsados por un excelente desempeño de su cuerpo de lanzadores, los Cocodrilos de Matanzas salieron airosos por 3-1 en el cuarto partido de su serie semifinal frente a Sancti Spíritus, para igualarla y hacer renacer sus opciones de pelear por el título de la 52 Serie Nacional del béisbol cubano.

El mentor yayabero Yovani Aragón le encomendó la tarea al refuerzo camagüeyano Norge Luis Ruiz, y este no pudo evitar la primera anotación local en la misma apertura debido a su descontrol.

Una base por bola a Guillermo Heredia fue el primer síntoma, y luego un balk y un lanzamiento errático llevaron al jardinero yumurino hasta la antesala. Acto seguido soportó el doblete de José Miguel Fernández que puso a funcionar el marcador.

En la otra trinchera el diestro Jorge Alberto Martínez tampoco demoró mucho en permitir el empate, generado por un fuerte roletazo sobre segunda de Yunier Mendoza que fue fildeado por José Miguel, pero sin posibilidades de evitar la anotación de Barroso.

Un inning después los locales volvieron a la carga con tres sencillos sucesivos que enviaron a las duchas al abridor de los Gallos. El rescatista Javier Vázquez obligó a José Miguel a batear para double play, pero los matanceros tomaron nuevamente mínima diferencia.

El propio José Miguel redondeó el marcador en el sexto con su segundo doble de la tarde, que encontró a Heredia en la intermedia.

Mientras, Jorge Alberto lograba dominar a la peligrosa batería espirituana hasta ese mismo capítulo, espaciando los cuatro hits que permitió.

Esta vez Víctor acertó en el movimiento de su segunda línea de pitcheo, y después de utilizar a Frank San Martín y Lázaro Blanco, trajo al zurdo Yoanni Yera con hombres en primera y segunda, y este le respondió ponchando a Jorge Johnson para abortar el peligro.

Yera abrió el noveno soportando doblete de Eriel Sánchez. El manager matancero no dudó en traer a Maikel Martínez para controlar la embestida y este sacó los últimos tres outs para el triunfo que reflota a los suyos, y hace pensar en la histórica remontada frente a los mismos espirituanos en la postemporada de la pasada campaña.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.