El rey Domínguez llega a la Patria

Toda Cuba esperaba con ansias el regreso del güinero, líder de la cita griega efectuada en Salónica, y ahora dueño de 2757 unidades que deben ubicarlo entre los primeros 15 del escalafón de la Federación Internacional de Ajedrez

Autor:

Abdul Nasser Thabet

El Gran Maestro (GM) cubano Leinier Domínguez (2727 puntos Elo) arribó este martes a la Patria con la corona puesta y el trofeo de la cuarta parada del Grand Prix.

El aeropuerto internacional José Martí lo vio llegar pletórico de alegría, todavía asombrado por la proeza. Toda Cuba esperaba con ansias el regreso del güinero, líder de la cita griega efectuada en Salónica, y ahora dueño de 2757 unidades que deben ubicarlo entre los primeros 15 del escalafón de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), pues el onceno escaño que hoy ocupa en el ranking «en Vivo» pudiera variar un poco más al norte o un poco más al sur, en dependencia del accionar de otros «monstruos» durante el mes de junio.

Christian Jiménez, presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), recibió a nuestro campeón y lo felicitó en nombre del Gobierno y el pueblo cubanos.

«Estoy muy contento con mi actuación, con la reacción de la gente, de mi familia, de mis amigos.

Todo esto me compromete, me motiva para seguir luchando y poner el nombre de Cuba bien en alto», señaló Leinier.

«Ahora tengo que continuar preparándome, todavía me resta una fase de la Serie, y tal vez si concluyo entre los punteros en París pueda optar por alguno de los cupos en disputa para el venidero Torneo de Candidatos.

—Vimos a un Leinier durante las dos primeras etapas del Grand Prix y a otro totalmente diferente después de la jugada 30 durante el enfrentamiento contra Vassily Ivanchuk en Grecia. ¿Qué pasó tras esa victoria inicial?

—Para mí fue un giro de 180 grados en el certamen, un choque psicológico muy positivo. No tuve una preparación especial ni una estrategia diferente a partir de ese momento. Sin embargo, quizá si hubiese caído las cosas se vieran diferentes ahora.

«Desde el inicio me sentí muy fuerte, bien preparado, pero después jugué más suelto, las cosas fluyeron mejor.

«El triunfo contra Fabiano Caruana también fue especial, sobre todo porque me había eliminado en la Copa Mundial. Entonces supe que tenía chance de ganar la competencia. Ahora quiero descansar, recobrar las energías y seguir adelante».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.