Un remolque hasta la gloria - Deporte

Un remolque hasta la gloria

Los Naranjas ganaron el pase para aspirar al trono de la presente Serie Nacional al vencer a Cienfuegos 2-0 en el estadio 5 de Septiembre

Autor:

Raiko Martín

CIENFUEGOS.— Este pueblo, con una confianza infinita, se encomendó a la ley de las probabilidades. Muchos pensaron que no podía ser posible, que la justicia estaría ahora de parte de su Noelvis Entenza. O lo que es lo mismo, que aquello de «a la tercera va la vencida» terminaría por sentenciar el cruel dominio del diestro villaclareño Freddy Asiel Álvarez sobre la manada de los Elefantes. Pero la fe no movió la montaña y serán los Naranjas los aspirantes al trono de la presente Serie Nacional.

Con un llamado a la cordura, esa que debe habitar en todos los escenarios de nuestro béisbol, comenzó el excitante duelo entre dos diestros que, sin duda alguna, son hoy grandes colosos de los montículos cubanos.

El de casa abrió recetando par de ponches, y la tribuna cómplice comenzó a vitorear su nombre. Desde el ala derecha, la expedición visitante no fue menos cuando Freddy, tras bolear a Ernesto Molinet, retiró a José Dariel Abreu en roletazo a tercera. Del ruido infinito se encargaron las incansables congas que flanqueaban el diamante.

Romper el hielo fue la misión primaria para ambos bandos. Los juegos definidos por la mínima eran las coartadas contra las ideas más liberales de la pelota, de ahí que a los primeros imparables de uno y otro lado —los dos en el tercer capítulo—, les siguió la orden de sacrificio. Pero Pestano, hombre con fama de todo menos de tocador de bola, lo hizo directamente a las manos de Entenza. A Arruebarruena, quien reapareció con tres cohetazos, le fue peor, porque con dos strike nunca le cambiaron la seña. Y para tocarle bien a Freddy en esas circunstancias hay que ser un maestro…

Uno tras otro fueron cayendo los ceros, pero muy pocos acompañados por la tranquilidad para el elenco visitante. En el cuarto episodio una fabulosa atrapada del refuerzo santiaguero Edilse Silva —quien va mereciendo un monumento en el mismísimo Parque Vidal— dejó las bases llenas de anfitriones. Y en el quinto y sexto inning, el de Corralillo tuvo que meter manga por hombro para conjurar el peligro, en parte gracias al certero disparo a home de Lázaro Ramírez que logró mantener intacta la pizarra.

En el séptimo, ídem. En el octavo el alto mando sureño «retocó» el guión con el amago de toque y bateo de Pavel Quesada, sin outs y con Abreu en la inicial, pero con sus manos Freddy Asiel comenzó el doble play salvador. Demasiadas escaramuzas para una batalla con mucho en juego.

De tal forma, pasó lo que suele suceder. La manada terminó siendo víctima de sus perdones. Moré acudió en el noveno al tunero Danel Castro, un comodín en horas bajas, y le cumplió llevando a Manduley hasta segunda con línea al derecho.

Ya el hipnótico Entenza, quien solo permitió un imparable en su impecable faena, estaba en las duchas por excesos de lanzamientos. Entonces los de casa aplicaron la lógica y sustituyeron al relevista Socarrás por el zurdo Liorisbel Sánchez para lanzarle al «remolcador» Ariel Borrero, pero pesó más la tonelada de experiencia del inicialista Naranja, cuyo doblete empujó las dos únicas anotaciones del juego. Solo quedó tiempo y espacio para que Jonder Martínez certificara la defunción de los paquidermos.

Con este letal «zarpazo», los dirigidos por Ramón Moré se convirtieron en los primeros en relanzar su candidatura al trono. Parece que hay consenso en asumir como Leopardos —los felinos son mayoría en nuestra pelota—, y con la ausencia de Tigres y Leones en esta fiesta, puede que sea su momento de reinar en la selva.

Queda por ver mañana si los espirituanos salvan el plumaje o los matanceros dan la dentellada definitiva.

Estadio 5 de septiembre C H E
VCL 0
0
0
0
0
0
0
0
2
-
2
4
0
CFG 0
0
0
0
0
0
0
0
0
-
0
7
0
Ganó: F. A. Álvarez (11-6) Perdió: Y. Socarrás (5-5) JS: J. Martínez (5)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.